Saltar al contenido

Oración a Inocencio III

san inocencio III

Fue el papa N° 176 de la Iglesia Católica entre los años 1198 al 1216. Reconocido como uno de los más grandes papas de la Edad Media. Inocencio III, llego a ser el verdadero director de las naciones europeas, ejerciendo una verdadera teocracia. Fue en su papado cuando se llevó a cabo la llamada Cuarta Cruzada. Convocó el IV Concilio de Letrán donde castigó a los opositores de la iglesia, e impuso como obligación la confesión que al menos debía realizarse anualmente y en Pascua, la comunión. Su memoria se recuerda el 16 de junio.

Nació en el año 1160 en Anagni, Italia y bautizado con el nombre de Lotario Di Segni. Fue sobrino del papa Clemente III e hijo del Conde Trasimundo de Segni, quien le otorgó una aplicada educación. Fue hombre muy aplicado en el estudio, astuto, político de carácter impulsivo, comenzó su educación en la ciudad de Paris, donde cursó teología con el maestro Pedro de Corbeil y luego en Bolonia fue a la Facultad de Derecho, estudio que influyó mucho en su carácter y personalidad. Posteriormente vuelve a Roma donde es ordenado subdiácono. Posteriormente su tío el papa Clemente III, lo nombra cardenal-subdiácono.

Fue elegido papa el mismo día de la muerte de su antecesor, el 8 de enero de 1998, debido a sus grandes méritos y prestigios, a pesar de tener solo treinta y siete años de edad, sin embargo el día de su coronación fue el 22 de febrero del mismo año. A finales de su primer año como pontífice, ya había resuelto el mayor problema que se le presentaba, el cual era la reorganización y aun reconquista de los Estados Pontificios de Italia. En ese momento todo entendieron que no era un simple teórico y sabio manejar las circunstancias más difíciles con tacto diplomático.

Posteriormente atacó la corrupción que imperaba en Europa, dando audiencia pública tres veces por semanas y condenó gravemente a los funcionarios que se habían lucrado y falsificadores de bulas. Y luego en 1199, reconquisto Sicilia, que había sido tomada por los emperadores, y participó en las elecciones del nuevo emperador de Alemania, tras la muerte de Enrique VI.

En su poderoso periodo como papa lucho contra la herejía, apoyando la creación de órdenes religiosas de dominicos y franciscanos. Además fue un fuere creyente del monaquismo, de tal forma que reformo la iglesia en algunos aspectos durante su mandato, y fueron conformadas las reglase de los hospitalarios, de las órdenes del Espíritu Santo, de los trinitarios y de los humillados, y en 1209 fundó las ordenes de Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís.

Su vida como pontífice está llena de muchos logros positivos para la iglesia católica. Por último, cuando ya se encontraba a punto de hallar la paz entre Pisa y Génova, le sorprendió la muerte en Perusa, el 16 de junio del año 1216, cuando apenas tenía 55 años de edad.