Saltar al contenido

Oración a San Gregorio XII

Gregorio XII fue el papa de la iglesia católica N° 205, durante los años 1406 y 1415. En este pontificado los conflictos políticos entre Roma y el reino de Nápoles continuaron, el cisma de la iglesia de occidente que intentaba resolverse, acabó con la realización de un concilio y la elección de otro pontífice, para tener entonces tres papas llamándose de sucesores de San Pedro; el período acabó con la renuncia del papa Gregorio XII. Su memoria se recuerda el 18 de octubre.

Gregorio XII nació en la ciudad de Venecia, alrededor del año 1326, su nombre era Ángelo Correr, pertenecía a la aristocracia. Estudió leyes y teología en la universidad de Bolonia. E el año 1380, es designado como obispo de Castello por el papa Urbano, y más tarde en el mandado de Bonifacio IX se le designa como patriarca latino de Constantinopla en el 1389.

Inocencio VII le asigna las funciones de Secretario Apostólico, legado de Ancona y cardenal presbítero de San Marcos en el año 1405. Era un religioso con experiencia, respetable y de disciplina; por tales motivos fue electo por unanimidad el 30 de noviembre del año 1406, a pesar de su avanzada edad, ya que el propósito era que renunciase y acabar con el cisma de occidente.

Luego de su nombramiento como papa Gregorio XII, inicio conversaciones con el antipapa Benedicto XIII, se llegaron a marcar algunos encuentros que no se concretaron por la desconfianza de que al acudir alguno de los dos fuese capturado.

Los cardenales que apoyaban al papa Gregorio XII manifestaron su descontento, e intentaron salir de la ciudad, algunos lo consiguieron, se reunieron con cardenales de Benedicto XIII que también estaban inconformes y acordaron la celebración de un concilio en Pisa en el 1409 convocando a ambos pontífices, quienes no se presentaron. Esto llevó a que el concilio demitiera a ambos religiosos acusándolos de cismáticos, y nombrara como papa a Alejandro V.

Ninguno de los pontífices reconoció estas medidas, Gregorio XII por su parte, nombró diez cardenales para apoyar sus decisiones y afirmar su posición, organizó un concilio en Cividale de Friuli donde condenó a Benedicto XIII y a Alejandro V de cismáticos.

En 1410 Alejandro V fallece, nombran a Juan XXIII como su sucesor, quien se dirige a Roma apoyado por Luis de Anjou en el 1411; derrotan a Ladislao I en la Batalla de Roccasecca; quien luego se alía con Juan XXIII y también lo reconoce como pontífice.

Juan XXIII convoca un concilio en Constanza para conseguir adeptos que lo mantengan en su posición y ser decretado único sacerdote, sin embargo, lo capturan y le obligan a renunciar en mayo de 1415. Se le considera un antipapa.

Gregorio XII acepta la renuncia voluntaria el 4 de julio de ese mismo año. Benedicto XIII, en cambio, se negó a la renuncia, y acabó por ser depuesto el 26 de julio de 1417, siendo reconocido el papa Martín V, acabando el cisma de occidente.

El papa Gregorio XII falleció el 18 de octubre del año 1417 en la diócesis de Porto.