Saltar al contenido

Oración a Gregorio VIII

oracion al papa gregorio viii

Gregorio VIII fue el papa N° 173 de la Iglesia Católica en el año 1187. Su periodo en la silla de San Pedro fue muy corto, tan solo duro un mes y diecisiete días. En ese año el cristianismo sufrió uno de sus peores momentos, debido a los ataques de imperios a la Santa Tierra y al clero. Su memoria se recuerda el 17 de diciembre.

Gregorio nació en Benevento, Italia, a principios del año 1100, y fue bautizado con el nombre de Alberto di Morra. Su padre fue el noble Sartorius di Morra. Gregorio recibió una buena educación, se hizo monje desde temprana edad como Benedicto en Monte Cassino. Además, fue profesor de derecho canónico en Bolonia. En 1555, fue nombrado Cardenal–Diacono por el papa Adriano IV y posteriormente, Cardenal-Presbítero de San Lorenzo, en el 1158. Todos estos reconocimientos le bastaron para que al día 21 de octubre de 1187, fuese elegido como sumo pontífice.

Gregorio fue considerado un papa muy amable, y en cuanto fue nombrado pontífice, escatimo sus esfuerzos para la reconciliación de la iglesia y el imperio romano, dirigido por Barbarroja. Además, durante su corto tiempo en la silla de Pedro, pudo resolver los desacuerdos entre la Iglesia y el Imperio alemán, y ayudó a los cristianos en Tierra Santa, oprimidos por el sultán Saladino, proclamando la bula de la Tercera cruzada.

Preparando sus tropas cristianas con destino a Tierra Santa, se detuvo en Pisa, con el fin de lograr el cede de la rebelión entre la ciudad y Génova, y para abastecerse de suministro. Sin embargo, el 17 de diciembre de 1187 falleció en pisa, sin poder cumplir con su trayectoria a Jerusalén y sus objetivos de liberar la Tierra Santa quedaron inconclusos por el momento.