Saltar al contenido

Oración a Gregorio VI

Gregorio VI fue el papa de la iglesia católica N° 148, su pontificado duró casi un año, en medio de las mismas controversias éticas y morales que juzgaban a la iglesia como perdida en manos de pontífices que se a alejaban mucho del ideal de la conducta cristiana.

Aunque las intenciones de este papa eran buenas, buscando implantar las reformas necesarias para rescatar el catolicismo, la forma en cómo se dio su ascensión al trono papal no fue apoyada por el emperador, lo cual imposibilitó que cumpliera sus objetivos.

Su nombre era Giovanni Graciano Pierleoni, nació  en Roma a finales del siglo X. Era padrino de Benedicto X, y arcipreste de la Basílica de Letrán, conocido por ser un hombre de intachable reputación, recto y rígido en su proceder.

En aquellos días, Benedicto IX había recuperado el trono papal expulsando a Silvestre III al exilio, sin la renuncia formal del mismo. Sin embargo, Benedicto IX, joven, colocado en el puesto papal por las pretensiones de su familia, y deseoso de casarse y experimentar otras costumbres laicas, consultó por orientaciones a su padrino, quien lo convenció de entregarle en trono papal a cambio del pago de una suma importante. Así, el 1 de mayo del 1045 se coronó cono papa Giovanni Graciano Pierleoni, quien sería conocido como Gregorio VI.

Sus intenciones eran las de reformar a la iglesia y librarla de un pontífice indigno y de los vicios que habían manchado su respeto y confianza, nombró como su secretario al monje Hildebrando de Sovana (quien al convertirse en Gregorio VII lograría materializar las reformas aspiradas por este papa).

No obstante, el emperador Enrique III lejos de aprobar esta conducta del nuevo pontífice que podía ser considerado como un acto de simonía, y convencido de que la iglesia debía ser rescatada, vio con desconfianza Gregorio VI, convocando de esta manera un sínodo en Sutri, en donde, haciendo uso de los poderes del Privilegium Othonis, depuso a Benedicto IX y a Silvestre III y obligó a la renuncia de Gregorio VI en diciembre del 1046, quien falleció desterrado en Colonia a finales del 1047.