Saltar al contenido

Oración a Esteban IX

Esteban IX fue el papa de la iglesia católica N° 154, su mandato breve duró poco menos de un año, entre 1057 y 1058. Durante este período el vacío de poder que dejó la muerte del emperador Enrique III permitió que se diese una elección papal sin la consagración imperial; este papa se propuso reformar las normas eclesiásticas, promoviendo a los miembros del clero a que cuidasen de sus conductas y se apegaran a la moral, combatió la simonía y el nicolaísmo, además de otras prohibiciones como el matrimonio entre consanguíneos. Su memoria se recuerda el 29 de marzo del 1058.

Esteban IX, cuyo nombre era Federico de Lorena, nació en Lorena  al noreste de Francia, hijo del duque de Baja Lorena, Gozelo, a comienzos del siglo XI. Su hermano Godofredo III, duque de Lorena, si hizo Marqués de Toscana  y fue una figura política importante en aquella época.

Desde sus primeros años se interesó por los asuntos religiosos, siguiendo los pasos del papa León IX, quien era su primo, en 1051 se convirtió en canciller bibliotecario y acompañante del Sumo Pontífice en todos sus viajes apostólicos recorriendo Europa en la lucha contra los normandos. Luego fue enviado especial del papa a la embajada de Constantinopla, aunque a su regreso fue interceptado por el Conde de Teate, por lo que tuvo que refugiarse en el monasterio benedictino de Monje Casino en el 1055 para no caer prisionero del emperador Enrique III el Negro.  Dos años más tarde se convirtió en abad.

Luego de la muerte del emperador Enrique III y el fallecimiento del papa  Víctor II, se ignoraron los derechos del Privilegium Othonis, según los cuales se necesitaba el consentimiento imperial para la elección del papa, y se procedió a escoger al Federico de Lorena como su sucesor, el 2 de agosto del año 1057, quien tomó el nombre de Esteban IX.

En su mandato se mostró partidario de las reformas eclesiásticas para rescatar la moral en el clero, castigar la simonía y el nicolaísmo, siguiendo las conductas de sus antecesores. Además, era de espíritu guerrero. En el 1058 apoyó a su hermano Godofredo III en la expedición militar contra los normandos en la que planeaba apoderarse de Italia. Sin embargo, estando en Florencia contrajo malaria y falleció el 29 de marzo de ese año. Su cuerpo se enterró en la iglesia de Santa Reparata.