Saltar al contenido

Oración al Espíritu Santo

Oración al Espíritu Santo
5 (100%) 3 vote[s]

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad explicada por la doctrina de la iglesia católica, el cual es Dios mismo, su poder, su fuerza, su acción, el espíritu que dirige la voluntad de Dios para que esta se cumpla.

Los términos designados en las sagradas escrituras para referirse al espíritu, son palabras que describen el poder de Dios en su hacer, su espíritu santo. En los sagrados textos, el espíritu santo se describe como el aliento o respiración de vida, la energía que mantiene la vida en los seres vivientes, así como también se refiere a los espíritus como los ángeles.

Todas estas connotaciones nos hablan de una fuerza de vida invisible al ojo de las personas pero que genera acciones que son visibles. El Espíritu Santo es el espíritu del Dios verdadero, que al igual que los vientos, es invisible, inmaterial pero poderoso.

El Espíritu Santo es parte misma de Dios, no una persona o un ser independiente. Él solo obra cuando Dios lo dirige ya que es una representación del poder de Dios en sí.

Para las enseñanzas del Nuevo Testamento, el Espíritu Santo es la motivación de buscar el camino del Señor, es esa llama que aviva en nuestro corazón el deseo de estar cerca de Dios y de seguir e imitar las acciones de Jesús. El Espíritu Santo es como una ley que se grava en nuestro corazón y que nos lleva a tomar decisiones de fe. Su presencia en el hombre permite la comprensión de la verdad de Dios, es el espíritu el sentido que siembra la fe en los devotos, que une a Dios a través de la comunión con Cristo; gracias al Espíritu Santo, el hombre puede recibir al Padre y al Hijo.

El Espíritu Santo es una fuerza que conduce y soporta el camino de quien es discípulo de Dios.

espiriru-santo

Oración del Padre Pío al Espíritu Santo

Oh divino Espíritu, Da movimiento a mi corazón para adorar y amar.

Da luz a mi intelecto, para contemplar la sublimidad del misterio de la caridad, de un Dios hecho niño; da fuego a mi voluntad para que pueda dar calor con ella a quien tiembla por mí en la paja.

Oración para invocar al Espíritu Santo

ven, espíritu santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía señor tu espíritu, para que renueve la faz de la tierra.

Oración:

oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del espíritu santo; concédenos que, guiados por el mismo espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo.

Por jesucristo nuestro Señor,

Amén

Oración para implorar el Espíritu Santo

Divino padre eterno, en nombre de jesucristo, y por la intercesión de la santísima siempre virgen maría, envía a mi corazón el espíritu santo.

Ven, espíritu santo, a mi corazón y santifícalo, ven, padre de los pobres, y alíviame, ven, autor de todo bien, y constélame, ven, luz de las mentes e ilumíname, ven, dulce huésped de los corazones, y no te apartes de mí, ven, verdadero refrigerio de mi vida, y renuévame.

Gloria al padre (3 veces)

Espíritu santo, eterno amor, ven a nosotros con tus ardores, ven, inflama nuestros corazones.

Oración para pedir los dones del Espíritu Santo

Ven, espíritu creador, visita las almas de los fieles; e inunda con tu gracia los corazones que tú creaste.

Espíritu de sabiduría, que conoces mis pensamientos más secretos, y mis deseos más íntimos, buenos y malos; ilumíname y hazme conocer lo bueno para obrarlo, y lo malo para detestarlo sinceramente.

Intensifica mi vida interior, por el don de entendimiento, aconséjame en mis dudas y vacilaciones, por el don de consejo, dame la energía necesaria en la lucha contra mis pasiones, por el don de fortaleza, envuelve todo mi proceder en un ambiente sobrenatural, por el don de ciencia, haz que me sienta hijo tuyo en todas las vicisitudes de la vida, y acuda a ti, cual niño con afecto filial, por el don de piedad.

Concédeme que te venere y te ame cual lo mereces; que ande con cautela en el sendero del bien, guiado por el don del santo temor de Dios; que tema el pecado más que ningún otro mal; que prefiera perderlo todo antes que tu gracia; y que llegue un día a aquella feliz morada, donde tú serás nuestra luz y consuelo, y, cual tierna madre; enjugas “toda lágrima de nuestros ojos”, donde no hay llanto ni dolor alguno, sino eterna felicidad.

Así sea.

Oración al Espíritu Santo para pedir protección

¡Espíritu santo mío! protégeme de todo mal y líbrame de todo aquel que en mal quiera que caiga, no dejes que los malos de corazón se regocijen con mi desgracia, protégeme a mí y a los míos en el día malo y en el día bueno regocíjanos con tu presencia.

Oración de San Josemaría Escrivá al Espíritu Santo

Ven, ¡oh Santo Espíritu!: ilumina mi entendimiento, para conocer tus mandatos; fortalece mi corazón contra las insidias del enemigo; inflama mi voluntad.

He oído tu voz, y no quiero endurecerme y resistir, diciendo: después…, mañana… ¡Ahora!, no vaya a ser que el mañana me falte.

¡Oh, Espíritu de verdad y de sabiduría, Espíritu de entendimiento y de consejo, Espíritu de gozo y de paz!: quiero lo que quieras, quiero porque quieres, quiero como quieras, quiero cuando quieras.

Amén.

Oración al Espíritu Santo para salvar matrimonios

Señor jesús, en este momento quiero ponerme delante de tu presencia, y pedirte que envíes a tus ángeles para que estén conmigo y se unan a mi oración en favor de mi familia.

Hemos pasado por momentos difíciles, momentos dolorosos, situaciones que le han quitado la paz y la tranquilidad a toda nuestra familia. situaciones que han generado angustia en nosotros, miedos, incertidumbres, desconfianzas; y, por ende, desunión.

Ya no sabemos a quién recurrir, no sabemos ya a quién pedir ayuda, pero somos conscientes de que necesitamos tu intervención.

Por eso, por el poder de tu nombre, pido para que se rompa cualquier situación de interferencia de los patrones negativos de matrimonios y relaciones que mis antepasados tuvieron, hasta nuestros días. patrones de infelicidad en la vida matrimonial, patrones de desconfianza entre los cónyuges, hábitos compulsivos de pecados que se han ido arrastrando de generación en generación; entre todas las familias, como una maldición. que se rompan ahora por el poder del nombre y la sangre de nuestro señor Jesucristo.

No importa, Jesús, dónde comenzó todo, cuáles fueron las causas; quiero, por la autoridad de tu nombre, clamar que tu sangre sea derramada sobre todas las generaciones pasadas, para que toda la sanación y liberación que es necesaria, los alcance a todos ahora, por el poder de tu sangre redentora.

Rompe, señor Jesús, cualquier expresión de desamor que se pueda estar viviendo en mi familia, situaciones de odio, rencor, envidia, rabia, deseos de venganza, deseos de terminar la relación; de seguir solo en mi vida; que todo eso se derrumbe Jesús, y que gane tu presencia en medio de nosotros.

En el poder de tu sangre, Jesús, pongo fin a todo el comportamiento de indiferencia dentro de mi casa, pues ha matado nuestro amor. renuncio al orgullo de pedir perdón, orgullo de reconocer mis errores; renuncio a las palabras malditas que le dije a mi cónyuge, palabras de maldición, palabras de humillación, palabras que lo hieren, lastiman y dejan marcas negativas en su corazón. palabras malditas que lo disminuyen, verdaderas maldiciones proclamadas en mi casa; clamo y ruego a tu sangre redentora sobre todo eso, Jesús.

Cúranos y libéranos de las consecuencias que hoy se reflejan en nuestras vidas debido a esas realidades.

Renuncio a las palabras malditas que proferí sobre la casa donde vivo, por la insatisfacción de vivir en esta casa, de no sentirme feliz en esta casa, renuncio a todo lo que yo pueda haber dicho negativamente dentro de mi casa.

Renuncio a las palabras de insatisfacción que dije sobre nuestra realidad económica, pues a pesar de que recibimos poco, a pesar de que el salario mensual es muy justito, nada nos ha faltado, Jesús.

Por eso también te pido perdón, perdón por la ingratitud, por no lograr ver en mi familia a la familia adecuada para mí.

Perdón jesús, porque sé que he actuado equivocadamente muchas veces, y quiero a partir de hoy recomenzar.

Jesús, perdona también a mis familiares por todas las veces que alguno de ellos deshonraron el sacramento del matrimonio, míralos con misericordia, y restablece la paz en sus corazones.

Quiero pedirte, señor, que derrames el espíritu santo sobre nosotros, sobre cada miembro de mi familia… que el espíritu santo pueda con tu fuerza y tu luz, bendecir a todas mis generaciones pasadas, presentes y futuras.

Que a partir de hoy pueda surgir en mi matrimonio y en el matrimonio de mis familiares, un linaje de familias comprometidas contigo y con tu evangelio, que surja un linaje de matrimonios profundamente comprometidos con la sacralidad del matrimonio, llenos de amor, fidelidad, paciencia, bondad y respeto.

Gracias, jesús, porque oyes mi oración, y te inclinas para oír mi clamor, muchas gracias, me consagro y consagro a toda mi familia al corazón inmaculado de la virgen maría, para que ella nos bendiga y nos libre de cualquier ataque del enemigo.

Amén.

Oración al Espíritu Santo para pedir por los enfermos

Espíritu santo celestial, te ruego por la gloria del señor todopoderoso, y que sanes cada enfermedad que habita en el cuerpo de mis familiares, amigos, conocidos y personas con quienes comparto en mi centro de oración.

Espíritu santo celestial, haz que su fe crezca inmensamente, que su esperanza se reproduzca y que sus oraciones sean para el sempiterno Dios, para que, de esta manera, el reino celestial sea más extenso, se forme una cadena de oración y testimonios de tu presencia y habites en el corazón de estas nobles personas por siempre.

Espíritu santo celestial, esto lo pido a tu nombre, porque el poder de la santísima trinidad no conoce barreras, porque todo lo que en ti sea pedido con fe, será atendido, porque el señor es mi buen pastor y yo pertenezco a las ovejas de su rebaño.

Tu infinito amor es real, y antes de conocer los resultados de mi oración, te agradezco por escucharme, porque sé que tú cumplirás en mí y en los que pedí.

Te agradezco por curar las enfermedades en este momento, espíritu santo, te agradezco por tu atención y misericordia.

Amén

Oración al Espíritu Santo para antes de dormir

En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo, amén.

Gloria a ti, nuestro Dios, gloria a ti.

Oh, rey celestial, parclito, espíritu de verdad, que estás en todas partes, y llenas todas las cosas. tesoro de todo lo bueno, y dispensador de la vida; ven y mora en nosotros, purifícanos de toda mancha y salva nuestras almas, oh bondadoso.

Santo Dios, santo poderoso, santo inmortal ten piedad de nosotros (3 veces).

Gloria al padre al hijo y al espíritu santo ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Amén

Oh santa trinidad, ten piedad de nosotros.
Oh señor, perdona nuestros pecados.
Oh soberano, absuelve nuestras transgresiones.
Oh santisimo, mira y sana nuestras debilidades, por tu nombre; señor, ten piedad, señor ten piedad, señor ten piedad.

Gloria al padre ,al hijo y al espíritu santo.

Amén

Padre nuestro …

Porque tuyo es el reino el poder y la gloria.

Apidate de nosotros, oh señor; ten piedad de nosotros, porque siendo desprovistos de toda defensa, ofrecemos esta súplica,nosotros los pecadores, a tí nuestro soberano señor: ten piedad de nosotros.

gloria al padre, al hijo y al espíritu santo.

Apidate de nosotros, señor ten piedad de nosotros, pues en tí hemos confiado; no te irrites demasiado con nosotros, ni recuerdes nuestras iniquidades, sino míranos desde lo alto como eres, compasivo y libranos de nuestros enemigos, porque tu eres nuestro dios y nosotros tu pueblo, todos somos obras de tus manos y tu nombre hemos invocado.

Oración al Espíritu Santo del cardenal verdier

Oh espíritu santo, amor del padre, y del hijo, inspírame siempre lo que debo pensar, lo que debo decir, cómo debo decirlo, lo que debo callar, cómo debo actuar, lo que debo hacer, para gloria de Dios, bien de las almas y mi propia santificación.

Espíritu santo, dame agudeza para entender, capacidad para retener, método y facultad para aprender, sutileza para interpretar, gracia y eficacia para hablar.

Dame acierto al empezar, dirección al progresar y perfección al acabar.

Amén

Espíritu Santo

Oración al Espíritu Santo para los hijos rebeldes

Padre celestial en este momento tomo toda autoridad como (padre o madre) de mi hijo ( el nombre del niño, o joven) y lo consagro a ti señor, para que hagas una transformación en él, sé que mis pecados han causado la rebeldía de mi hijo, pero ahora por el poder de tu sangre declaro que todo espíritu de rebeldía queda atado, no tiene poder, no tiene sustancia, en tu nombre señor hecho fuera todo pecado que ha causado la iniquidad, en el comportamiento de mi hijo.

Padre celestial en nombre de jesús declaro que  la rebeldía en mi hijo ahora sale, toda estructura que se ha formado en él ahora comienza a destruirse por el poder tu sangre, y declaro que ahora el queda libre, declaro señor que ahora es establecido en moradas de luz, que comienza a ser transformado por el poder tu gloria, que los diseños originales comienzan a establecerse en su vida, lo declaro hijo de honra, hijo obediente, hijo con inteligencia de reino, hijo que respeta las autoridades, declaro que los cambios serán notorios, hijo entendido, señor comienza a llenar su corazón de dulzura, de mansedumbre, y que el espíritu santo se su guía, dios marca sus pasos con tu luz, llévalo en el camino de tu propósito.

Declaro Señor que esta oración para los hijos que me entregaste bajo mi cuidado es hecha conforme a tu palabra, conforme a tu corazón y tus pensamientos, en este momento se une y llega al poderoso trono de tu gracia. padre te doy gracias porque tú envías una respuesta inmediata desde el cielo, en este momento en tu nombre señor Jesús activo el resplandor de la gloria de dios sobre mis hijos. declaro señor que donde quiera que ellos van atienden el llamado a la obediencia.

Recibo la autoridad como madre o padre para arrancar y destruir todo lo que se gesto como plan de satanás en contra de mis hijos.

Ahora quedan establecidos bajo sello, bajo pacto para ser hijos conforme a tu corazón. gracias señor, porque de ante mano lo doy por hecho. porque eres grande y tu poder es sobretodo poder.

En nombre de jesús,

Amén

Oración al Espíritu Santo para el trabajo

Santo espíritu, la señal de amor del ser supremo y su unigénito hijo, Jesús, tú, que iluminas al mundo con tu luz resplandeciente y tu amor incondicional, aprueba mi petición que, con mucha humildad y sencillez, realizo a tu nombre.

El día de hoy necesito de tu confianza y seguridad, para que, el regalo que el sempiterno dios me guarda, sea un trabajo estable que llegue a mi vida.

Santo espíritu, guía mis pasos por el buen camino, para no decaer en conflictos con adversarios u obstáculos, que impidan la obtención del empleo pleno.

Llena mi alma de tu divina voluntad, motiva mis esperanzas y blinda mi cuerpo, mis manos trabajadoras y mi rostro cansado, para que nunca falte en mi vida un digno labor.

Santo espíritu, tú, que eres la semilla de cristo en la cruz, que fuiste esparcido por toda la humanidad, para salvarnos de nuestros pecados, espárcete en mi vida ahora, para que en ella fluya el trabajo que necesito.

Espíritu de amor, alerta única de nuestro señor todopoderoso, Dios, y su hijo, salvador de cada uno de los seres que habitamos la tierra, que el día de hoy, sea tu voluntad la que triunfe, por los siglos de los siglos.

Amén

Oración al eEspíritu Santo para pedir un milagro

Espíritu santo, sana mi mente de toda idea de separación, y sean en mí tu sabiduría absoluta, tu infinita compasión y tu completa dicha.

Sana mi mente de las preocupaciones sobre el futuro, para que pueda descansar en la confianza de lo perfecto de tu plan previsto para mí en esta vida.

Sana mi mente para que pueda estar presente aquí, en este instante santo.

Sana mi mente porque el mundo que veo es reflejo de mis pensamientos. Yo elijo tener sólo los pensamientos de Dios.

Yo elijo tener sólo los pensamientos de amor y confianza en lugar de los de miedo, acusación y culpa.

Yo elijo ver un mundo de armonía y plenitud en lugar de un mundo de conflicto y limitación.

Yo soy energía amorosa del universo y sólo puedo dar y recibir amor.

Sana mi mente para ver detrás del ataque del otro el miedo del hermano herido, y aún detrás, la pureza inmaculada de cristo.

Sana mi mente para ver que sólo puedo ser feliz haciendo felices a mis hermanos.

Sana mi mente para que pueda aceptarme y aceptar a los demás tal como realmente son.

Sana mi mente para no juzgar nada de lo que ocurre, para recordar que la voluntad de dios para mí es que yo sea feliz, para transitar con paciencia las dificultades viendo que éstas son oportunidades para mi aprendizaje.

Espíritu santo, sana mi mente abriéndola al amor, para que yo more en su gloria y en tu paz.

Amén

Oración al Espíritu Santo para niños

Espíritu santo, pongo mi corazón en tus manos, para que entres en él y colmes mi vida de bendiciones.

Espíritu santo, otórgame la valentía necesaria, para vivir como jesús me ha enseñado: amando a todos, y primeramente, amando a Dios.

Espíritu santo, ayúdame a cambiar mis actitudes reprochables que me hacen ser una mala persona, aleja todo aquello y quienes me quieren alejar de dios y de mis hermanos.

Espíritu santo, te pido que me ayudes, para ser mejor cada día, para ser un mejor hijo, un mejor hermano, un mejor amigo.

Espíritu santo, te agradezco por ser mi fiel compañía y nunca abandonarme, siempre estuviste cerca y atento de mí.

Espíritu santo, ayúdame a distinguir las cosas buenas de las malas, y que mi ejemplo siempre sean las buenas.

Espíritu santo, guíame por el camino del  bien, para siempre ser un jovencito recto que no cambia sus principios ni por mayor tentación expuesta.

Espíritu santo, espíritu de mi salvador, Jesús, ven a mi corazón, purifícalo y conviértelo en un corazón puro y sincero, transforma mi vida, hazme un chico humilde y fiel a los prestigios del señor para vivir como vivió Jesús.

Oración al Espíritu Santo para comenzar el día

Espíritu de sabiduría, no permitas que me distraiga en los detalles insignificantes, dame la sensibilidad para lo esencial, líbrame de mis seguridades y comodidades, dame el valor para abrir el corazón  a lo desconocido, al misterio y  para caminar por los terrenos nuevos que Dios crea para mí, cada día, aunque no me sean familiares.

Penetra y transforma mis prejuicios, mis costumbres y esquemas anquilosados que me paralizan, ayúdame a crecer en apertura y libertad interior, abre mi corazón y mi mente para recibirte, abre mi corazón para acoger a los demás como hermanos, como un regalo.

Espíritu Santo, transfórmame en un ser de luz que vaya iluminando los distintos caminos del planeta tierra, rompiendo las cadenas oscuras de la esclavitud que atan al ser humano a lo superfluo, ayúdame a distinguir la belleza, la bondad, la verdad en los detalles de cada día y a descubrir tu presencia en la naturaleza, en los demás, en los acontecimientos cotidianos.

Amén

Oración al Espíritu Santo para pedir fortaleza interior

Espíritu santo, estoy cansado y desgastado por el trabajo. vengo contigo porque sé que siempre estás dispuesto a ofrecerme un hombro donde recargarme; en ti encuentro la fortaleza para seguir luchando. tú que diste fuerza a jesús en la subida al calvario, tú que diste fuerza a maría al pie de la cruz, tú que das fuerza a todos los padres y madres de familia que se entregan día a día por el bienestar de sus hijos, te lo suplico: dame fortaleza. aunque esté cansado, quiero seguir sirviendo con corazón magnánimo sin que nadie lo note, por amor a ti y a mis hermanos.

Oraciones al espíritu santo para pedir sus siete dones

¡Oh espíritu santo!, llena de nuevo mi alma con la abundancia de tus dones y frutos. haz que yo sepa, con el don de sabiduría, tener este gusto por las cosas de dios que me haga apartar de las terrenas.

Que sepa, con el don del entendimiento, ver con fe viva la importancia y la belleza de la verdad cristiana, que, con el don del consejo, ponga los medios más conducentes para santificarme, perseverar y salvarme, que el don de fortaleza me haga vencer todos los obstáculos en la confesión de la fe y en el camino de la salvación.

Que sepa con el don de ciencia, discernir claramente entre el bien y el mal, lo falso de lo verdadero, descubriendo los engaños del demonio, del mundo y del pecado, que, con el don de piedad, ame a dios como padre, le sirva con fervorosa devoción y sea misericordioso con el prójimo.

Finalmente, que, con el don de temor de Dios, tenga el mayor respeto y veneración por los mandamientos de dios, cuidando de no ofenderle jamás con el pecado.

Lléname, sobre todo, de tu amor divino; que sea el móvil de toda mi vida espiritual; que, lleno de unción, sepa enseñar y hacer entender, al menos con mi ejemplo, la belleza de tu doctrina, la bondad de tus preceptos y la dulzura de tu amor.

Amén