Saltar al contenido

Oración a San Dimas para pedir recuperar los bienes robados

Oración a San Dimas para pedir recuperar los bienes robados

San Dimas, con tu poder ruego propicia la recuperación de mis bienes, tú ves desde lo alto del cielo lo que yo no puedo, tú desde la plenitud eterna alcanzaste toda gracia, suplica por mí y concédeme el favor que pido, la necesidad que con esta oración presento; he sido asaltado, mis bienes me han sido robados, no tengo otra posibilidad que acudir a tu santidad alcanzada por pedir perdón y reconocer el verdadero redentor; acaso tendré otra oportunidad de hallar lo que he perdido, quién más que tú que recibiste todo el poder del cielo. 

Glorioso y justo San Dimas, sobre el poder de tus santas manos pongo mis bienes extraviados o robados por cualquier circunstancia y en cualquier lugar, ruego que tu voluntad mueva la de quienes en un acto de mala fe o sin intención hayan causado daño y faltado al mandamiento de no robarás, se arrepientan de su acto y con prontitud tomen la decisión de devolver lo que no les pertenece; me siento perjudicado, cuanto más habré de esperar San Dimas si tu gozas del poder y la gracia para conceder mi súplica.

Obediente San Dimas, toma la conciencia y el corazón de quien por algún motivo sea responsable de que mis bienes estén desaparecidos, ablanda con amor y compasión su corazón para que de manera silenciosa mis bienes a mis manos vuelvan, San Dimas sé pronto en venir en mi auxilio y sacarme de la urgencia en que me encuentro; tú eres generoso y grande con quien te suplica y ruega, acaso tardarás más de lo que yo pueda esperar por mi favor.

San Dimas, nada te negará el Maestro, fue él quien cambió el rumbo de tu existencia, piensa en mi necesidad, él cambió tu conciencia y ablandó tu corazón, trae con prontitud de vuelta mis bienes, suplica para que esta oración sea aceptada como fue aceptada tu salvación en el último momento; te pido que no importe la hora ni el lugar; San Dimas por cuanto tiempo mas me veré obligado a esperar la buena voluntad de quien sin compasión ha robado lo que me pertenece, gracias Santo y obediente llamado buen ladrón.

Amen