Saltar al contenido

Oración a San Dimas para alejar enemigos y malas compañías

Oración a San Dimas para alejar enemigos y malas compañías

Venerable San Dimas tu tienes el poder de alejar de mi presencia cualquier enemigo y también las malas compañías que me rodean, te ruego dispersa de mi todo poder, sobrenatural, invisible a mis sentidos pero capaz de causarme y causar daño a mis seres queridos; hasta cuando mi ser habrá de soportar y exponerse al peligro esperando tu ayud glorioso San Dimas. Desde el cielo me basta solo una mirada tuya para sentir la tranquilidad y la seguridad que pido en esta oración.

Poderoso por tu humildad San Dimas, cuida mi integridad también del enemigo que puedo ver y puede estar cerca de mí, como aquel que me desea el mal, el envidioso, el codicioso, el que tiene como costumbre traicionar, el hipócrita, además de toda persona que potencialmente pueda generarle riesgo a quienes están a mi lado; ven pronto en mi auxilio, mira el perjuicio que me amenaza y roba mi tranquilidad.

San Dimas en ti quiero encontrar la seguridad de poseer refugio seguro y confiable ante el desafío de mi enemigo y el acecho de las malas compañías, dame la gracia de huir siempre del lugar de peligro en el momento preciso, sé para mi escudo impenetrable contra toda clase de peligro y contra personas que a mi vida no le signifiquen crecimiento y edificación; San Dimas hazme invisible al enemigo y a toda mala compañía que pretenda entrar en mi vida y arruinarme. Acaso si tu estas a mi lado, las malas compañías vendrán a mi lado a buscarme.

San Dimas tú que nunca dejas ir sin tu ayuda a todo aquel que con fe te pide, ruego no dejes de interceder, toma las conciencias de mi enemigo, toma voluntad de las personas que son malas compañías, acercarlas y muestrales la misma bondad que a ti te mostraron cuando en un acto de humildad reconociste tu miseria y por eso recibiste perdón y reconocimientos celestial eterno. Obediente San Dimas, esconde mi cuerpo y alma de mi enemigo, guarda mi conducta de las malas compañías; cuando me vere por tu causa libre del alcance de mi enemigo. Amen.