Saltar al contenido

Oración a Clemente VI

clemente vi

Clemente VI fue el papa de la iglesia católica N° 198, su pontificado se extendió en el período entre los años 1291 y 1352. Durante esta época se mantuvieron los conflictos con Luis de Baviera, Italia se vio envuelta en una nueva ola de epidemia de peste que diezmo a la población y a muchos miembros del clero, del mismo modo, el papa tomó medidas de reorganización del la doctrina, aunque practicó mucho el nepotismo y la simonía, llegando hasta “comprar” Aviñón como sede papal. Su memoria litúrgica se recuerda el 6 de diciembre.

Clemente VI nació en el Rosiers-d’Egletons, una comuna en el departamento central de Francia, alrededor del año 1291. Su nombre de cuna era Pierre Roger Beaumont, sus padres eran de la nobleza, el Señorío de Rosiers.

En su juventud ingresó al monasterio de la orden benedictina de Chaise-Dieu, donde bajo la influencia de su maestro, el Abad fundador San Roberto Chaise-Dieu, se decidió por el camino religioso. Para continuar sus estudios en teología, viajó a París en el año 1305, obteniendo el título de maestro en teología en el 1323, ganándose la fama de gran predicador.

Al poco tiempo, Pierre fue designado como abad de Fécamp (1326), y en el año 1338 es nombrado cardenal. Era un fiel partidario de la monarquía francesa, siendo embajador de Felipe VI en la corte inglesa y en la sede papal de Aviñón.

Su elección se produjo el 7 de mayo del año 1342, cuando pasó a llevar el nombre de Clemente VI. Sus medidas fueron calificadas como actos de nepotismo y simonía, nombró cardenales de entre sus familiares, y financió sus intereses por los lujos, las letras y las artes.  Un relato dice que compró el poder soberano en Aviñón, de manos de Juana I de Nápoles, para establecerla como Sede Papal.

Aviñón alcanzó popularidad y reconocimiento entre las provincias de Europa, grandes príncipes y figuras se acercaban a visitarla. Por ello, Clemente VI inició la ampliación del palacio del papa.

Sin embargo, esta afluencia de visitas ocasionó entre 1348 y 1351 el brote europeo de la peste negra. La población desconcertada culpó a los judíos, el papa Clemente VI salió en su defensa, condenando toda clase de maltrato a los judíos e instando a protegerlos. Para refugiarse de la enfermedad, se retiró durante el verano de 1348.

Durante su mandato, se expusieron los derechos naturales del hombre (cristiano o no) como la vida, la propiedad, la libertad, según la doctrina eclesiástica.

Finalmente, el papa Clemente VI falleció el 6 de diciembre del 1352.