Saltar al contenido

Oración a Clemente V

Clemente V fue el papa de la iglesia católica N° 195, durante el período de 1305 a 1314. Este pontífice era un hombre culto y preparado, de fe y grandes capacidades, pero con carácter débil y fácilmente manipulable, que lo llevaron a actuar como un títere del rey de Francia; cambió de Santa Sede a Aviñón, disolvió la orden de los templarios, y en un acto de nepotismo, nombró nuevos miembros del colegio cardenalicio entre los franceses; no obstante, algunos actos pueden rescatarse de su intervención. Su memoria se recuerda el 20 de abril

 Clemente V, de nombre Bertrand de Gouth, nació en el año 1264 en la comuna francesa Villandraut de la región de Aquitania. Cursó estudios en el priorato de Defés, perteneciente a la diócesis de Agen de la Orden de Grandmont; luego se trasladó a la Universidad de Orleans y seguidamente a Boloña para cursar estudios de derecho canónigo y civil.

Como religioso, su primer cargo fue el de canónigo en Burdeos, después sería nombrado Vicario general de Lyon y capellán del papa Bonifacio VIII. Fue consagrado como obispo de Comminges, y arzobispo de Burdeos en el 1299.

Tras la muerte del papa Benedicto XI, el colegio cardenalicio deliberó por más de once meses quien sería un adecuado sucesor. Así, surgió el nombre del obispo Bertrand de Got, el 5 de junio del año 1305, quien parecía el candidato más apropiado, con buena preparación, apartado del colegio cardenalicio, por lo que no tenía posicionamiento ante los conflictos. Este nuevo pontífice tomó el nombre de Clemente V.

Aunque en efecto era un hombre culto y preparado, su carácter apacible y manejable lo convirtieron en peón del rey de Francia, Felipe IV el Hermoso. Convencido por el mandatario, sobre las amenazas de su seguridad, trasladó la Santa Sede a Aviñón en el año 1309, ganándose enemistades con Inglaterra.

Manipulado en acusaciones de la Inquisición en contra de los templarios, Clemente acordó la supresión de dicha orden, la aprehensión de sus dirigentes y la confiscación de sus bienes que fueron tomados por Felipe IV.

También restituyó el Sacro Colegio de los Cardenales de Colonna, y nombró a diez nuevos miembros, siendo 9 de ellos franceses, lo que dejó a la facción italiana en franca desventaja, de los 24 miembros del colegio cardenalicio, solo seis eran italianos.

En otros hechos, el papa Clemente V aprobó la fundación de la universidad de Perugia y Orleans, estimulando la educación superior, así como también organizó las misiones evangelizadoras en varios territorios de Europa. Falleció en Roquemaure-sur-Rhone, el 20 de abril de 1314.