Saltar al contenido

Oración a Celestino IV

Celestino IV fue el papa de la iglesia católica N° 179, su mandato apenas duró 15 días, siendo el tercero más corto de la historia; además su elección coincide con la realización del primer conclave en la iglesia para una elección papal. Su memoria se recuerda el 10 de noviembre.

Celestino IV cuyo nombre era Godfredo Castiglioni, nació en la ciudad de Milán, a finales del siglo XII aproximadamente. Era monje perteneciente a la orden cisterciense y se desempeñaba como obispo de la Santa Sabina. Además, era sobrino del papa Urbano III.

El momento de su elección se produjo en medio de un conflicto político- eclesiástico que perturbó la estructura de Roma. Tras el fallecimiento del papa Gregorio IX, la elección del sucesor estaba a cargo de los cardenales, doce habían sido ordenados, de los cuales diez se encontraban en Roma, y los otros dos estaban presos en Alemania por orden del emperador Federico II quien tenía sitiada la ciudad.

La elección papal estaba en medio de fuertes divisiones entre los cardenales, lo que hacía imposible que algún candidato obtuviese los dos tercios necesarios para ser nombrado, según dos decretos del III Concilio de Letrán. Luego de 9 días de deliberación, sin haber sido electo ningún pontífice, el senador romano Matteo Rosso Orsini ordena el encierro bajo llave (expresión que en latín es “cum clavis”) de los diez cardenales en el palacio Septizonio.

El encierro continuó ante el desacuerdo por dos meses más; debido a las duras condiciones, dos cardenales fallecieron y solo ocho participaron en la votación final, donde el 25 de octubre se escogió al cardenal Godfredo Castiglioni, quien pasó a ser el papa Celestino IV.

Su corto pontificado apenas duró 15 días, probablemente debido a su estado anciano y debilitado tras los dos meses de encierro. En tan corto tiempo apenas pudo proclamar el 13° concilio ecuménico, instituir la fiesta de la visitación, y anunciar la Séptima Cruzada con el apoyo de Luis IX de Francia. Además, excomulgó al senado Orsini.

Celestino IV falleció el 10 de noviembre del 1241. Luego de su muerte, los cardenales  buscaron refugio fuera de Roma, por temor a que se produjese un nuevo conclave. El siguiente sucesor tendría que esperar hasta 1243 para ser electo, el papa Inocencio IV.