Saltar al contenido

Oración a Benedicto XV

Benedicto XV fue el papa de la iglesia católica N° 258, para el período entre 1914 y 1922. El mayor acontecimiento de este pontificado fue el estallido de la primera guerra mundial, ante esta gran calamidad, el papa mostro una actitud neutral, buscando ser un mediador de paz, así como dedicarse al auxilio de las víctimas de la guerra.  Su memoria se recuerda el día 22 de enero.

Benedicto XV nació en la ciudad de Génova del Reino de Piamonte-Cerdeña, perteneciente a la actual Italia, en fecha 21 de noviembre del año 1854. Su nombre de familia era Giacomo dela Chiesa.

Cursó estudios en la Universidad de Génova. En 1878 se recibe como sacerdote y pasa a trabajar en algunos cargos administrativos en Rampollo. En el año 1907, el papa Pío X lo designa como arzobispo de Bolonia, y el 1914 es nombrado cardenal. Su elección como papa se produce este mismo año, el 3 de septiembre, cuando toma el nombre de Benedicto XV.

Asume la difícil tarea de ser Pontífice en medio del estallido de la Primera Guerra Mundial; de inmediato se coloca como neutral y trabaja como un mediador de paz entre 1916 y 1917, pero fracasa en sus iniciativas. Entonces, sus esfuerzos se concentrar en ayudar y proteger a las víctimas de la Guerra. Benedicto XV critica duramente el nacionalismo, el materialismo, el racismo y el socialismo.

Al finalizar la guerra, las relaciones con Francia se tornaron difíciles, solo restableciéndose en 1921. En Italia, mejoró la integración política.  En materia religiosa, en 1917, el papa Benedicto XV publicó el Código de Derecho Canónico, para promover la vida y las actividades religiosas en la comunidad católica.

Mostró su preocupación ante la persecución católica por parte de la Unión Soviética y los problemas a consecuencia de la revolución. Como devoto de la Virgen María, autorizó la fiesta de María la Mediator de todas las Gracias.

Benedicto XV falleció el 22 de enero del año 1922.