Saltar al contenido

Oración a Benedicto VIII

Benedicto VIII fue el papa de la iglesia católica N° 143, estando al mando de la Santa Sede desde el año 1012 hasta el año 1024. Este religioso desempeño una función de político, mediador y rector de la iglesia, algunos consideran que no fue son un laico que accedió al trono papal por una influente familia, mientras que otros le hacen referencia como un gobernante de buen carácter y firme. Participó en varias batallas por la protección de Roma y estableció acuerdos con reyes para garantizar la seguridad a su sede, así como emitió decretos sobre asuntos eclesiásticos que se considerarían estrictos, y más tarde desembocarían en cismas. Su memoria litúrgica se recuerda el 9 de abril.

Benedicto VIII, cuyo nombre original era Teofilacto, nació en la segunda mitad del siglo X. era miembro de la familia de los condes de Túsculo, quienes tomando ventaja de la muerte de Crescencio III en el 1012, influenciaron para el nombramiento de Teofilacto como papa. Su consagración se llevó a cabo el 18 de mayo del año 1012, y desde ese momento pasó a tomar el nombre de Benedicto VIII.

Seguidamente de su nombramiento, los Crescencio, aún contando con mucha influencia, lo expulsan de Roma, nombrando en su lugar su favorito, el antipapa Gregorio. Esta situación se mantuvo hasta el 1014 cuando Benedicto VIII fue repuesto su cede por el rey Enrique II de Sajonia. Se establece una buena relación entre ambos y el papa procede a coronar al rey como emperador.

Buscando llevar paz a Italia, Benedicto VII expulsó a la familia de los Crescencio, y él mismo se armó en batalla al frente de un ejército para expulsar a los sarracenos al norte. Seguidamente buscó una alianza con los Normandos para proteger la frontera sur.

Por sus buenas relaciones con Enrique III, viajó a Alemania para consagrar la Catedral de Bamberg, visitar el monasterio de Fulda, y además recibió un documento del rey donde se confirmaban las donaciones que había recibido de Carlomagno y Otón.

En cuanto a la administración de la iglesia, condenó la simonía, organizó el sínodo de Pavía, auspició las reformas del monasterio de Cluny, y estableció la Tregua de Dios, como una iniciativa para la paz entre las diferentes corrientes de entonces. Bajo su mandato, se adopto el credo niceno-constantinopolitano en la liturgia de forma definitiva.

El papa Benedicto VIII falleció el 9 de abril de 1024.