Saltar al contenido

Oración a los Beatos Jacobo Salés y Guillermo Saultemouche

Beatos-jacobo-y-Guillermo

Los beatos y mártires Jacobo Salés, quien era presbítero, y Guillermo Saultemouche, religioso, del catolicismo, miembros de la compañía de Jesús, ambos de origen francés, se dedicaron en vida a trabajar por la unión del pueblo y la consolidación de la fe cristiana, hasta que su localidad fue invadida por los disidentes y recibieron el martirio a causa de su fe en Cristo. Vivieron durante el siglo XVI.

Jacobo Salés era natural de Lezoux (ciudad francesa) y nació en el año 1556. Desde joven sintió la voluntad de dedicarse al servició religioso, por lo cual fue admitido en la Compañía de Jesús en el año 1573. Una vez que se recibió como sacerdote, se dedicó a educar a los niños en la fe cristiana, y a promulgar en toda la comunidad, misiones populares que aumentaran la devoción al Santísimo Sacramento. Años después marcho a Tournon, donde dio clases de teología y predicaba en las comunidades.

Se embarcó en una misión para Aubenas, a predicar la palabra del Señor, junto con Guillermo Saultemouche, donde lograron con éxito tocar el corazón de muchos cristianos.

Por su parte, Guillermo Saultemouche nació en Saint-Germain-l’Herm de Francia, en el año 1557. Era hijo de descendiente italianos que se habían establecido en Francia. Siguiendo sus sentimientos cristianos, ingresó a la Compañía de Jesús en el año 1579, y predicó en Tournon donde se encontró con Jacobo Salés, y se embarcaron en la misión predicadora hacia Aubenas.

Cuando dicha ciudad fue asediada por el ejército hugonote, las persecuciones contra los cristianos se desataron. Los hugonotes capturaron a los jesuitas, tanto a Jacobo como a Guillermo, quienes serenamente se arrodillaron en actitud de oración, esperando su muerte y encomendando su alma a Jesús.

Cruelmente fueron asesinados. Los cuerpos de ambos mártires fueron arrastrados por toda la ciudad  a medida de escarmiento. Fueron beatificados por el papa Pío XI el 6 de junio del año 1926.