Saltar al contenido

Oración al Beato Valentín Paquay

El Beato Valentín Paquay, nació bajo el nombre de  Luis un día 17 de noviembre del año 1828 en una localidad llamada Tongres, perteneciente a Bélgica. Era el quinto de una familia de once hermanos, y creció en el seno de un hogar religioso, católico y de profundos valores cristianos. Desde joven manifestó su inclinación por la vida y los estudios de la fe y la iglesia, así fue como en el año 1845 ingresó al seminario menor de Saint-Trond donde estudiaría retórica y filosofía.

En 1847, apoyado por su madre, fue aceptado en la orden de los Frailes Menores de la Provincia Belga, recibiéndose como religioso el 4 de octubre del año 1850, bajo la instrucción del padre Hugolino Demont, en este momento, cambió su nombre de pila por Valentín. Viajó a Beckheim para estudiar teología en el convento Saint- Trond.

El 10 de junio del año 1854 se convirtió en sacerdote,  y fue designado para residir en la ciudad de Hasselt donde permanecería hasta su fallecimiento. Ejerció los cargos religiosos de vicario, guardián, y finalmente, entre 1890 y 1899 fue designado como Definidor Provincial.
Su obra religiosa se caracteriza por un esfuerzo inagotable para seguir las tradiciones del apostolado, dedicándose a predicar continuamente, con palabras certeras, sencillas y cargadas de fe, especialmente entre los ambientes populares y las organizaciones religiosas, trabajo que lo hizo ganador de gran estima y aprecio.

Promulgó el perdón de los pecados y el acercamiento al Dios verdadero. Estudió profundamente la eucaristía y la comunión, y fue uno de sus defensores más importantes. Era devoto del Sagrado Corazón de Jesús y de María, labor que mantuvo hasta el final de sus días, aun estando enfermo.  Con 67 años falleció en Hasselt (Bélgica) un día 1 ero de enero de 1905.

Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II el 9 de noviembre de 2003.

Oración al Beato Valentín Paquay

Beato Valentín Paquay, intercesor de toda la humanidad, defensor de las causas de los más desprotegidos, a través de las palabras de esta oración te ruego para que por medio de tu santidad y por el amor que mostraste por todo aquel que buscaba tu ayuda, bendigas a cada persona que te invoca, a cada persona que llora y busca consuelo, a cada persona que buscando el amor y el favor del Padre, ve en ti la posibilidad de hacerle llegar sus mensajes y sus necesidades.      

Te ruego intercedas por los jóvenes de todo el mundo, por los desempleados, por quienes son explotados e injustamente remunerados; acoge sus necesidades, sus padecimientos, devuelve a cada persona que te invoca el mensaje celestial que trae esperanza, conversión y bendición, presenta al Padre las intenciones de quienes en un momento de extrema necesidad y con recta intención, piden el auxilio celestial.

Beato Valentín Paquay, ruega e intercede por el mundo entero, el mismo que hoy se encuentra sumido en las guerras, el hambre, las enfermedades y la corrupción; un mundo donde las promesas celestiales carecen de importancia, donde ya nadie cree ni respeta lo sagrado; Te suplicamos abogues como protector nuestro para que podamos tener la gracia de regresar al Padre, de recibir y aceptar su palabra y creer que aunque todo parezca estar perdido o de que ya el camino parece haberse acabado, la última palabra la tiene el Creador, pues él nos prometió estar a nuestro lado hasta el fin. 

Oración en video