Saltar al contenido

Oración al Beato Tomas Portmort

El beato Tomas Portmort fue un religioso de la iglesia católica, de origen inglés, quien vivió durante el siglo XVI. Era un presbítero de carácter fuerte y disciplinado, un hombre obediente y arriesgado por la fe católica, quien asumió la tarea de predicar en Inglaterra durante el reinado de Isabel I, y a raíz de ello fue encarcelado y condenado a muerte, sufriendo el martirio a causa de su fe cristiana.

Tomas Portmort nació en el año 1559 aproximadamente, en la comunidad de Hull en Inglaterra. Era miembro de la distinguida familia de Portmort de Great Grimsby y Satltfletby que vivían en la región de Lincolnshire. Además, en su familia había personajes de posición y destacados, como su padrino, quien era el arzobispo de la iglesia protestante Whitgift.

Durante su juventud, Tomas estudió en Cambridge, y al inclinarse por la vida religiosa, partió a Reims el 15 de enero del año 1581. Completó su formación eclesiástica en Roma donde se ordenó como sacerdote en el año 1587, y pasó a trabajar en la diócesis de Cassano junto al obispo Owen de Lewis.

Seguidamente, el 25 de abril de 1590 el padre Portmort fue designado para ser el prefecto de estudios en el colegio suizo de Milán, donde permaneció algunos meses, ya que el 15 de septiembre se embarcó en un viaje a Inglaterra para actuar como misionero y evangelizados. El padre Tomás llegó a Bruselas el 29 de noviembre de dicho año, en medio de un clima de tensión social y política contra los cristianos católicos durante el gobierno de la reina Isabel I.

El padre Tomás tuvo que adoptar el nombre de su padrino, el arzobispo Whitgift, y se escondió entre los sirvientes de la distinguida señora Geoffrey Pole. Con esta viajó hasta Amberes, desde donde pretendía viajar a Flushing y luego llegar a Inglaterra.

Recién llegado en Londres, el 25 de julio del año 1591, el padre Tomás fue arrestado, aunque logró escapar, fue capturado un mes más tarde. Lo trasladaron a Bridewell, y luego a la casa del funcionario Topcliffe.

El padre Tomás fue sometido a múltiples torturas que quebrantaron su salud física y mental, pero no su espíritu ni su fe.  El 8 de febrero del año 1592, se dictó una condena contra el padre Tomás Portmort acusándolo de traidor por ser un misionero católico.

La ejecución de su sentencia se aceleró, cuando el padre Tomás denunció la conducta indecente de los tratos de Topcliffe con la reina; a pesar de que su padrino el arzobispo Whitgift intentó interceder por é, la sentencia se llevó a cabo en la horca  en el cementerio de San Pablo el 29 de febrero del año 1592.