Saltar al contenido

Oración al Beato Tomás Plumtree

oracion al Beato tomas plumtree

El beato Tomás Plumtree fue un presbítero y mártir de la iglesia católica, que vivió durante el siglo XVI. Tomás nació en el condado de Lincolnshire en el Reino Unido, su familia era de valores cristianos, por ello, de inmediato fue inscrito en el colegio religioso de Corpus Christi de la ciudad de Oxford, logrando graduarse en el año 1546.

Posteriormente, ejerció el cargo de rector de Stubton, un pequeño pueblo también del condado de Lincolnshire. Por esta época, el contexto político, social y religioso se encontraba en medio de un clima de tensión, ya que  desde 1534 el rey Enrique VIII había iniciado un movimiento de separación de la iglesia católica romana, para formar una nueva iglesia en Inglaterra donde el rey fuese la cabeza, todo esto desencadenado por su voluntad de anular su matrimonio con la reina Catalina de Aragón. A partir de entonces el conflicto amenazaba la libertad de quienes profesasen la religión católica romana.

En el año 1558 con el reinado de Elizabeth I, se establece la iglesia de Inglaterra claramente protestante, lo cual hace que figuras religiosas como la del Beato Tomás Plumtree, se vieron obligados a separarse de sus cargos.

Tomás Plumtree viaja entonces a la ciudad de Lincoln, en el mismo condado, donde trabajó como maestro en una escuela, sin embargo, su profesión cristiana católica hizo que lo echaran de este cargo. El beato también llego a ser el capellán de los insurgentes que intentarían el movimiento conocido como la rebelión del Norte, llevada a cabo por los católicos nobles del norte para derrocar a Isabel I, el beato Tomás Plumtree celebró una misa por este movimiento en diciembre de 1569.

Sin embargo, el levantamiento fue infructuoso. Tomás Plumtree intentó escapar con los demás insurgentes, pero fue apresado y encarcelado en el castillo de Durham donde habría sido torturado y castigado para luego ser condenado a muerte en la horca.

En el momento de su ejecución, la cual se llevaría a cabo en el mercados local, sus verdugos le ofrecieron perdonarle la vida si renunciaba a sus fe cristiana católica, lo cual rechazó rotundamente. Fue ahorcado y descuartizado el 4 de enero de 1570, por ello este día cada año se celebra su fiesta.

El papa León XIII lo canonizó el 9 de diciembre de 1886.