Saltar al contenido

Beato Samuel Marzorati

Beato Samuel Marzorati

El Beato Beato Samuel Marzorati y sus dos hermanos: Liberato Weiss y Beato Miguel Pío Fasoli da Zerbo fueron martirizados en Etiopía.

Los tres beatos Liberato Weiss, Samuel Marzorati y Miguel Pío Fasoli, fueron religiosos católicos, pertenecientes a la Orden de los Frailes Menores Franciscanos, al ser enviados como misioneros a Etiopía, se les condenó por herejes en contra de la iglesia de copta y así recibieron la palma del martirio, siendo lapidados.

Liberato Lorenzo Weiss, cuyo nombre de nacimiento era Juan Lorenzo, nació el 4 de enero del año 1675 en la comunidad alemana de Konnersreuth. Creció una familia cristiana, desde su juventud descubrió que su vocación era ser religioso. Cuando cumplió los 18 años de edad, se encaminó hacia San Bernardino en Austria donde pidió ser admitido en la Orden Franciscana.

El noviciado lo estudio en Graz (Stiria de Austria) desde el año 1693, estudió por cinco años en dicha localidad, tornándose sacerdote y recibiendo la ordenación formal en 1698. Cuando se enteró de que los superiores estaban necesitando voluntarios para una misión evangelizadora en Etiopía, Liberato se unió a dicha causa.

Samuel Antonio Francisco Marzorati, cuyo nombre seglar era Antonio Francisco, nació el 10 de septiembre del año 1670 en la comunidad italiana de Biumo Inferiore, de Varese. Su familia era de humildes siervos cristianos. Los primeros años de su educación asistió al convento de los franciscanos de su localidad natal en la Anunciación. Cuando tenía 22 años, en 1692, pidió ser admitido como hermano franciscano en el convento reformado de Lugano que se encontraba ubicado en Suiza.

Uno de los deseos de fray Samuel era el de ser misionario, por ello se ofreció como voluntario. Su primer trabajo fue dirigirse a Roma donde trabajó en el Colegio de San Pedro in Montorio en la organización y preparación de los hermanos que viajarían a las misiones. Más tarde, él mismo se incluyó en el grupo de misionarios que viajaba a Etiopía.

Miguel Pío Fasoli, nació el 3 de mayo del año 1676 en la comunidad de Zerbo de la provincia de Pavia en Italia. Cristiano desde la infancia, decidió unirse a la comunidad de Franciscanos de San Diego en la Insubria de Milán. Una vez ordenado sacerdote, trabajó  un tiempo en el ejercicio pastoral de la iglesia local, fue profesor de teología y párroco. Cuando supo de la organización de las misiones a Etiopia, enseguida se dispuso para el trabajo.

Estos tres hermanos franciscanos fueron juntos en el camino al martirio que encontrarían en su labor misionaria.

En el contexto social y político, la iglesia católica buscaba aproximarse a la Iglesia de Copta. El 20 de enero del año 1697, la Santa Sede conformó de nuevo las misiones a Etiopía que quedaron bajo la organización de los hermanos franciscanos. El ministro de la Orden convocó entre los hermanos a voluntarios que quisieran emprender esta labor misionaria con el objetivo de unir la iglesia de Copta en Egipto y la iglesia católica en Roma.

Liberato y Miguel Pío fueron enviados a Etiopía, mientras que fray Samuel fue a la isla de Socotra en el océano Índico en su primer viaje, inicialmente. No obstante, la embarcación de tuvo dificultades, y la misión de fray Samuel regresó a Egipto donde se unió a los compañeros misionarios que iban a Etiopía.

El grupo de franciscanos partió del El Cairo en el año 1705, junto con una caravana de mercadores, en este iban fray Miguel y Liberato. Cuando llegaron a Sudán se encontraron frente a una rebelión militar que buscaba derrocar al rey Sennar. De tal modo, no pudieron continuar con su curso de viaje, así que se establecieron en la ciudad de Allefun donde la religión musulmana era dominante.

En dicha comunidad los misioneros encontraron un clima hostil para su labor, por tanto en 1710, debieron regresar al Cairo, sin haber llegado a Etiopía, para redefinir sus misiones. En este primer intento de viaje estaban los frailes Miguel y Liberato, mientras que fray Samuel regresaba a El Cairo de su intento infructuoso de llegar a la isla del océano índico.

Siguiendo las nuevas órdenes de la Santa Sede, se planificó un segundo viaje misionario a Etiopía, considerando como ruta pasar por el Mar Rojo. El 20 de abril del año 1711, los frailes Liberato (quien había sido nombrado Prefecto Apostólico), Miguel Pío y Samuel, iniciaron esta segunda misión. El 3 de noviembre del año 1711 partieron de El Cairo arribando a Gondar, la capital de Etiopía, en julio del año 1712. El rey Justo los acogió con señales de amistad, pero el clima político era tenso. La misión se retrasó hasta que el contexto de rebeliones se estableciera, principalmente por el conflicto de los copta con los romanos.

Los frailes se dedicaron a practicar una vida humilde y simple, cuidando de enfermos y auxiliando a los necesitados, se mezclaron entre los nativos para aprender las lenguas. Sin embargo, en muchas partes no fueron bien recibidos, tuvieron que soportar muchas calumnias, así que el rey Justo decidió enviarlos a otra provincia, a la comunidad de Tigre.

Mientras, el contexto político solo empeoraba. El rey enfermó y sus adversarios usurparon el trono, colocando a un nuevo rey llamado David, que no aceptaba a los misionarios. Los frailes franciscanos fueron detenidos y enviados a la capital en Gondar donde se les acusó ante el tribunal de herejes en contra de la Iglesia de Copta de Etiopía.

Los tres religiosos se reconocieron como cristianos enviados a misión evangelizadora. Fueron torturados para que renunciaran a sus creencias, pero los religiosos se mantuvieron firmes en sus creencias. Finalmente, recibieron la condena de muerte.

Los frailes Liberato, Samuel y Miguel fueron conducidos hasta un lugar conocido como Amba-Abo, donde murieron lapidados el 3 de marzo del año 1716.

Fueron beatificados por el papa Juan Pablo II el 20 de noviembre del año 1988.