Saltar al contenido

Oración al Beato Rogerio de Todi

Rogelio o Rogerio de Todi es un santo católico quien fue terciario franciscano y discípulo del mismo San Francisco de Asís, encargado de la misión de evangelizar varios territorios de España, y de hecho fue el fundador de la orden franciscana en dicha región.

Nació en la ciudad de Todi Italia, durante el siglo XII. Desde temprana edad, Rogerio manifestó su deseo por seguir el camino religioso y se convirtió en uno de los seguidores de San Francisco de Asís, tomando el hábito de los frailes menores de parte del mismo santo en el año 1216.

Durante su servicio religioso como fraile, Rogerio se caracterizó por gran espiritualidad, admirable servicio y un devoto misionero, cualidades que lo convirtieron en uno de los discípulos más queridos de San Francisco. Este santo lo envió a España con la tarea de evangelizar dicha población y fundar la orden franciscana.

De este modo, Rogerio de Todi se encargó de instituir conventos y monasterios, y despertar la vocación de muchos religiosos, a quienes orientó y educó en la vida del servicio a Dios.

Una vez acabada su labor en España, volvió a su tierra Italia, donde fue nombrado director espiritual del convento de Rieti de Umbría que había sido fundado por la Beata Felipa Mareri. Bajo su dirección, esta comunidad religiosa adoptó las reglas de la segunda orden que habían sido dictadas por san Francisco para Santa Clara y sus damas. Este fue el monasterio de las clarisas.

Existió un fuerte vínculo de amistad y fe entre la Beata Felipa Mareri y Rogerio de Todi, la comunidad del convento donde ambos trabajaban creció y fue prospera. A la muerte de la beata, Rogerio estaba asistiéndola, en el año 1236.

Un año más tarde, el 5 de enero de 1237 falleció el beato Rogerio en su ciudad natal Todi. Era un hombre de profunda fe y espiritualidad. Algunas historias cuentan que luego de que este santo diera su bendición a una mujer paralítica, esta volvió a camina.

El culto a Rogelio de Todi comenzó con el papa Gregorio IX, quien lo había conocido personalmente, y posteriormente fue beatificado por el papa Benedicto XIV en fecha 24 de abril de 1751.