Saltar al contenido

Oración al Beato Roberto Drury

El beato Roberto Drury fue un religioso católico, presbítero martirizado durante el gobierno inglés del rey Jacobo I, por negarse a reconocer a este soberano como autoridad espiritual. El sacerdote Roberto fue uno de los firmantes de la “Ley de Lealtad”, un acuerdo con la reina Isabel I donde la reconocían como monarca pero pedían que se les permitiese seguir a la Santa Sede Católica.

Roberto Drury nació en el año 1567, era miembro de una distinguida familia de Buckinghamshire, lo cual le permitió tener acceso a la mejor educación. Estudió en el colegio inglés de Reims, donde comenzó su educación religiosa hasta 1588. Dos años más tarde fue enviado a la Escuela de Valladolid para culminar sus estudios.

En dicha escuela, Roberto fue ordenado como sacerdote, y se le envió de vuelta a Londres en 1593 para su labor evangelizadora. Este religioso era un hombre de disciplina, obediencia y grandes virtudes, que pronto se ganó el respeto de muchos compañeros en la diócesis.

El gobierno de la reina Isabel que perseguía a los religiosos católicos, ofreció establecer un acuerdo con una llamada “Ley de Lealtad”, el 5 de noviembre del año 1692, según la cual, los firmantes confirmaban la autoridad soberana de la reina como monarca de Inglaterra, respetaban la nueva religión del reino inglés y solicitaban a cambio continuar con obediencia del Papa Católico y laborar en el país como sacerdotes cristianos.

Dicho acuerdo fue elaborado por el Dr. William Bishop y firmado por trece sacerdotes, entre ellos, el mártir Roberto Drury. No obstante, tres meses más tarde, la reina falleció y quien asumió el trono fue Jacobo I, que anuló los acuerdos de paz con los católicos y pretendía que se reconociera su poder por encima de cualquier asunto espiritual.

Así, Jacobo I promovió la redacción de un nuevo documento, el cual fue impuesto el 5 de julio del año 1606. El padre Roberto Drury fue arrestado, se le condenó por ser sacerdote, y se le ofreció respetar su vida, solo si aceptaba firmar el nuevo acuerdo con el rey. El sacerdote se negó, y por ello fue condenado.

Revestido con su hábito religioso y toda la dignidad de su profesión como sacerdote, el padre Roberto Drury fue ejecutado en Tyburn. Fue ahorcado y descuartizado el 26 de febrero del año 1607.

El papa Juan Pablo II lo beatificó junto a 84 mártires de Inglaterra, Gales y Escocia el 22 de noviembre de 1987.