Saltar al contenido

Oración al Beato Pedro Verhum

El beato Pedro Verhum fue un religioso de la iglesia católica, de origen ucraniano, quien defendió la dignidad de los fieles perseguidos durante la segunda guerra mundial, quedando en la mira del régimen soviético, siendo perseguido, capturado y deportado para morir como mártir en un campo de concentración.

Pedro Verhum nació el 18 de noviembre de 1890, en la localidad de Horodok, en la proximidad de la ciudad ucraniana de Lvov. Se educó en una familia católica, y cultivo su profesión de fe; en su juventud ingresó al seminario local de Lvov. Logró recibirse como sacerdote en la catedral de San Jorge de Lvov en el año 1927.

Al poco tiempo, el padre Verhum pasó a ser diocesano de la Archieparquía del rito bizantino de Lvov en Ucrania, donde cuidó de la fe de la diócesis, trabajando por la evangelización y las obras para el prójimo. Tiempo más tarde, el padre Verhum fue designado a Berlín (Alemania), para velar por los inmigrantes católicos de origen griego que se encontraba en esa ciudad, asó recibió el cargo de Visitador Apostólico de los Católicos Ucranianos en Alemania.

Su trabajo fiel y pastoral lo convirtió en un luchador de la dignidad humana y defensor de los derechos psiquiátricos; por esto fue perseguido por el régimen soviético. En junio de 1945 el padre Verhum fue capturado y deportado a Siberia, donde permaneció 12 años cumpliendo castigos en el campo de prisioneros de Angarsk, en la región de Krasnovarsk. Falleció el 7 de febrero del año 1957.

El padre Pedro Verhum fue beatificado por el papa Juan Pablo II, el 27 de junio del año 2001, en una ceremonia junto con otros religiosos víctimas ucranianas del régimen soviético.