Saltar al contenido

Beato Pedro Renato Rogue

Beato Pedro Renato Rogue

Beato Pedro Renato Rogue

El beato Pedro Renato Rogue fue un religioso de la iglesia católica, mártir de la revolución francesa, quien vivió durante el siglo XVIII. Perteneció a la Congregación de la Misión, se dedicó a mantener y difundir los principios cristianos y los conocimientos del evangelio, fue profesor y catequista; pasó a la clandestinidad al rechazar el juramento que pretendían imponer los revolucionarios en Francia para el clero, así fue delatado y martirizado.

Pedro nació en la Bretaña Menor, en la comunidad de Vanes, a mediados del siglo XVIII. Perdió a su padre cuando aún era un niño pequeño, su madre cuidó de él y lo introdujo en los principios de la religión cristiana. Conforme crecía, la virtud católica y la iniciativa de llevar una vida santa se manifestó en su corazón, así cuando tenía 16 años, ingresó al seminario diocesano de Vannes y permaneció en estudios hasta su ordenación sacerdotal en el año 1782.

Su primer trabajo fue capellán del colegio del Retiro que estaba destinado a educar a las niñas y jóvenes, aquí Pedro Rogue cumplía las tareas de un catequista. Luego pasó al seminario de San Lázaro de París para ingresar a la Congregación de la Misión. Cuando tomó esta decisión tuvo que hacerles frente a las críticas y negativas de su madre, sin embargo, su determinación lograron hacerla entender que su vocación era servir.

El sacerdote Rogue fue enviado al seminario de Vannes nuevamente, esta vez para ser el director espiritual y director de la liturgia. Con esmero mostró un excelente trabajo, era admirado por sus virtudes, piedad, celo y compromiso con la honra de la liturgia.

Cuando estalló la revolución francesa, el Pedro Rogue se negó a firmar el absurdo acuerdo que pretendía imponer los nuevos jefes de gobierno. Dado su negativa, debió pasar a la clandestinidad para continuar socorriendo a los fieles. Administraba comunión para los enfermos cuando fue capturado en el año de 1795. Estando en prisión, mantuvo ese espíritu de lucha ya que consolaba a los detenidos con el Salmo 121.

Fue condenado y ejecutado en la guillotina en marzo de 1796. El padre Pedro Rogue fue beatificado por el papa Pío XI el 10 de mayo del año 1934. Sus reliquias descansan en la catedral de Vannes.