Saltar al contenido

Oración al Beato Onésimo

beato Onésimo

El beato Onésimo, también es referido como San Onésimo o Apóstol Onésimo, es un santo religioso de los primeros años de la era cristiana, quien era esclavo al servicio de Filemón, un personaje famoso de Colosa de Frigia; San Pablo lo bautizó en la fe cristiana.

Sucedió en la segunda mitad del siglo I. Onésimo de Bizancio era un esclavo, trabajaba como sirviente en la casa de Filemón, quien era un hombre importante que se había hecho cristiano por la predicación de San Pablo.

Onésimo había robado una cantidad de dinero a su amo y había huido con la intención de librarse de la esclavitud, sin embargo, fue capturado en Roma y apresado. En ese tiempo, también el apóstol san Pablo se encontraba prisionero en Roma.

El apóstol en la cárcel, introdujo a Onésimo en la fe cristiana y logró su conversión. Onésimo se arrepintió de sus pecados y se hizo bautizar por Pablo.

Al salir de la cárcel, Onésimo fue perdonado por Filemón, quien además lo envió a reunirse con san Pablo y ayudarle en la obra evangelizadora. Onésimo se convirtió en un siervo de Cristo, evangelizó y predicó en muchas regiones, incluso, llegó a ser encargado de la diócesis de Éfeso, siguiendo instrucciones de San Pablo.

Durante las persecuciones, alrededor de los año 90-95, Onésimo fue apresado y llevado a Roma, donde fue martirizado. Murió por lapidación.