Saltar al contenido

Oración al Beato Odorico de Pordenone Mattiuzzi

oracion a Beato-Odorico-de-Pordenone

El beato Odorico de Pordenone Matiuzzi fue un religioso y presbítero de origen italiano perteneciente a la orden de los Hermanos Menores; dedicó su vida al servicio de la palabra de Dios, viajando por las regiones de los tártaros (pueblos túrquicos de Europa Occidental y Siberia) y también por las tierras de la India y de China, en su ciudad principal Kambalik; gracias a su predicación, logró la conversión de muchos. Vivió durante el siglo XIV.

El beato Odorico, nació en la Villanova de la localidad de Pordenone, localizada en la provincia de Friul en Italia, aproximadamente alrededor del año 1265. A temprana edad comenzó su camino religioso, vivía en  medio de una práctica eremítica ya habiendo tomados los hábitos, predicó un tiempo en la provincia de Friul y después solicitó permiso para peregrinar a tierras distantes del Oriente como misionero y predicador.

Odorico era un hombre humilde y bondadoso, fiel y recto ante las leyes de Dios, disfrutaba de la meditación, la quietud y el silencio. Cumplía forzadas penitencias, como caminar descalzo, comer solo pan y agua, de modo que pudiese soportar los largos viajes de predicación.

Comenzó su viaje partiendo en Venecia, pasó por Trebisona, continúo hacia Armenia, pasando por Persia, y tomando un navío en Ormuz hasta la India. Una vez en la India, obtuvo las reliquias de cuatro hermanos franciscanos que fueron martirizados y continuó su viaje a Zaiton, en la región sur de China, después de lo cual regresó a Europa. Algunos dicen que este viaje le tomó 12 años, aproximadamente, entre 1328 y 1330. En dichas tierras distantes, visitaba los conventos, predicaba, realizó muchos bautismos y convirtió a muchos fieles.

Regresó a Venecia dispuesto a presentar su labor al Papa y continuar en viajes de predicación, sin embargo, enfermó gravemente y se refugió en el convento de Udine en Padua, donde falleció el 14 de enero de 1331. Su fama creció rápidamente y el culto fue declarado por Benedicto XIV en 1775.