Saltar al contenido

Oración al Beato Odón de Novara

oracion a san Odon-de-Novara

El beato Odón de Novara, fue un presbítero católico perteneciente a la Orden de los Cartujos, quien vivió durante el siglo XII en la región de Tagliacozzio que actualmente corresponde a Italia.

Nació en Novara ubicada en la región de Lombardía a finales del siglo XI. Son pocos los datos sobre su biografía, aunque se presumen sus inclinaciones religiosas desde la juventud, y de hecho se convirtió en uno de los primeros religiosos del monasterio de la Gran Cartuja, y fue partícipe de los fundadores de la orden de los Cartujos en Moravia y Piamonte.

Como hombre era un ser bondadoso, humilde, obediente y un devoto fiel a Dios y a la Regla de su monasterio. Por sus cualidades humanas y religiosas, Odón fue nombrado como Prior de la Cartuja de Gyrio, en Yugoslavia, durante una época en la que el obispo Teodoro estaba en contra de la orden de los cartujos y deseaba expropiar sus posesiones. Con su diplomacia e inteligencia, Odón apaciguó un poco las aguas de estos conflictos, aunque no por mucho, Teodoro acabó consiguiendo despojar los monasterios de la orden de los Cartujos y sus bienes.

Odón resolvió solicitar asilo en otros monasterios para los hermanos de la orden, y luego partió a Roma para presentar el caso ante el papa Clemente III, aun cuando ya estaba con más de 90 años de edad. Desafortunadamente, no obtuvo respuesta satisfactoria en Roma, Teodoro gozaba de gran poder y autoridad; Odón entonces renunció a su puesto de Prior y planeó ir a la Cartuja del Piamonte.

En su camino conoció a la abadesa Adhuisis de la Cartuja femenina de Santos Cosme y Damián, la cual intercedería por Odón para que fuese nombrado capellán de dicho monasterio. Vivió entonces en una celda humilde que mandó a construir donde pasaba largas horas en oración y meditación. Era un verdadero ejemplo de vida religiosa y ejemplar que pronto lo hizo ganar fama de santo; recibió muchos visitantes que procuraban sus palabras y bendiciones.

Pasado de los 100 años de edad recibió la revelación de que era hora de partir al encuentro del Señor, así lo hizo el 14 de enero del año 1200. Su cuerpo se enterró según su voluntad en el cementerio de los pobres. Su culto fue confirmado por el papa Pío IX el 14 de junio de 1859.