Saltar al contenido

Oración al Beato Luis Variara

Oracion al beato-Luis-Variara

El beato Luis Variara, natural de Italia, desempeño un increíble trabajo pastoral en la ciudad de Cúcuta en Colombia; como presbítero de la Sociedad de San Francisco de Sales, se dedicó en vida y obras al servicio de los leprosos, y es el fundador de la congregación de las Hermanas Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Vivió durante el final del siglo XIX y principios del siglo XX.

Luis Variara vino al mundo el 15 de enero del año 1875, en la comunidad de Viarigi, situada en la provincia de Asti, en la región del Piamonte italiano; creció en medio de una familia de profundos valores religiosos y de pura fe cristiana. Su padre, motivado e inspirado por la palabra de Don Bosco, llevó al pequeño Luis a Valdocco en 1856, para que estudiase bajo la directriz del Santo. Aunque solo estuvo 4 meses, pues Don Bosco falleció, lo que Luis observó y aprendió en ese tiempo, marcó su vida totalmente, y decidió que quería para sí la vida religiosa. Al culminar sus estudios, solicitó admisión como Salesiano, siendo aceptado como novicio el 17 de agosto del año 1891.

También se formó en filosofía en Valsalice, donde conoció al Padre Unia en 1894, quien se encontraba en búsqueda de un clérigo que le ayudase en sus labores de socorro para los enfermos de lepra. Como guiado por el espíritu, el padre Unia seleccionó a Luis como misionero. El 6 de agosto de 1894 llegaron a Agua de Dios, un municipio colombiano de Cundinamarca donde había más de 800 leprosos en un pueblo de tan solo 2000 personas.

Con esmero y dedicación, Luis se concentró totalmente en su trabajo de servicio y rescate, organizaba fiestas para los enfermos, educaba a los niños, y al recibirse como sacerdote en 1898, fue nombrado director espiritual. Construyó el Jardín de Infantes Padre Unia, en honor al sacerdote, en el año 1905, como un albergue de niños huérfanos y leprosos, donde se les educaba para que pudiesen incorporarse a la sociedad.

En dicha comunidad también conoció a la Asociación de las Hijas de María, creada por las Hermanas de la Providencia. El padre Luis era su confesor; fue entonces cuando emprendió la tarea de fundar una institución religiosa que aceptara enfermos de lepra; así nació la Congregación de Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Para este propósito tuvo que enfrentar el descontento de muchos superiores que decidieron retirarlo de sus labores en la comunidad de Agua de Dios.

El beato Luis murió en 1923. Fue declarado beato por el papa Juan Pablo II el 14 de abril del año 2002.