Saltar al contenido

Oración al Beato Juan Lego

La historia sobre la vida y obra del Beato Juan Lego en el contexto de la fe cristiana suele ser breve y cargada de pocos detalles, aunque impactante al relatar que se trata de uno de los mártires franceses de mayor fe y fortaleza, fiel a la convicción de la fe cristiana hasta el momento de su muerte.

Juan Batista Lego o Legault (de nombre francés Jean Lego) era el capellán prebendado de la catedral de Angers, una ciudad francesa del departamento de Maine y Loira y la región de los países de Loira. Nació en la ciudad de Flèche (Francia) en el año de 1766.

Su historia se desarrolla junto a la de su hermano, Renato Mateo Agustín (René en francés) Lego, quien nació en el año de 1764 y era también sacerdote.

Se dice que provenían de una familia de valores cristianos, y que comenzaran a temprana edad su servicio religioso en ayuda al prójimo, al pobre y al necesitado.

Vivieron en la época de la revolución francesa, donde el contexto social fue el principal desencadenante de su martirio. En repetidas oportunidades, el Beato Juan Lego junto a su hermano Renato, fueron invitados a juramentarse a la constitución civil del clero, pero en vista de sus creencias cristianas y religiosas, rechazaron una y otra vez dichas invitaciones, ganándose la enemistad de los políticos.

Más tarde fueron convidados a proclamar el llamado juramento de Libertad-Igualdad, a lo cual también se negaron, provocando entonces que sus enemigos los encarcelaran y juzgaran por el delito de traición a la República. De esta manera, los hermanos Lego fueron sentenciados a la ejecución pública en la guillotina.

Su ejecución pública se realizó el día 1 ero de enero de 1794.

El 19 de febrero de 1984 fueron Juan y Renato Lego fueron beatificados por el papa Juan Pablo II.

Oración al Beato Juan Lego

Honorable y obediente servidor, con inmenso amor y con una gran esperanza dirijo a ti las humildes palabras de esta oración, mediante la cual, ruego tu intercesión para que todas mis preocupaciones y todas mis necesidades espirituales y materiales sean llevadas a las manos del Padre quien en su inmensa sabiduría sabrá hacer lo que su voluntad tiene para darme.

Beato Juan Lego, humilde y sabio, defensor del más débil y desprotegido, toma en tus sagradas manos el clamor de todo el pueblo peregrino en la tierra, especialmente de aquellos fieles que han puesto su confianza enteramente en el Padre, de aquellos que con resignación y amor cargan todo el peso de sus problemas, tú que ya vives la plenitud eterna al lado del Padre, dígnate poner en sus manos cada oración, cada llamado y cada pensamiento que al cielo es elevado con la esperanza de alcanzar una respuesta celestial.

Intercede, ruega y pide al cielo la gracia y la bondad del Padre, toma las peticiones y los dolores de todo aquel que desde su dificultad y desde su fe ruega diariamente para solucionar sus problemas.

Beato Juan Lego, gracias por la bondad infinita que hay en tu corazón, la cual has puesto al servicio de cada necesitado, de cada ser que sufre, intercede, ruega y se nuestro abogado en especial en los momentos de peligro, miedo y temor.

Amen.

Oración en video