Saltar al contenido

Oración al Beato José Zaplata

El beato José Zaplata fue un religioso polaco, mártir de la iglesia católica, quien era miembro de la Compañía de Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús; por trabajar como servidor de Cristo y de la iglesia, fue encarcelado en el período de la segunda guerra mundial, lo enviaron al campo de concentración de Dachau en Alemania, donde sufrió torturas hasta su fallecimiento.

José Zaplata nació el 5 de marzo del año 1904, en la pequeña aldea de Jerka, que se ubica próxima a la ciudad de Kóscian en la provincia de Kóscianski de Polonia. Creció en el seno de una familia muy humilde, sus padres se dedicaban a la agricultura, y eran fieles cristianos muy devotos que lo enseñaron en los caminos de la fe. No obstante, debido a los escasos recursos de su familia, José solo pudo asistir los primeros años de educación en la escuela primaria.

Durante su juventud, José sirvió en el ejército de Polonia, y en el año 1927 cuando regresó, decidió entrar en la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, siendo recibido por su propio fundados, el abad Stanislaw Andrzej Kubiak.  Con 24 años de edad, José emitió sus votos en septiembre de 1928, y diez años después, en la ciudad de Poznan, se recibió como sacerdote el 10 de marzo de 1938.

Su primer trabajo fue en el arzobispado de Poznan, donde era cercano al Cardenal Augst Hlond; luego fue sacristán de la iglesia de Santa Isabel en Lviv, al oeste de la actual Ucrania, y quedó como superior al mando de la comunidad de hermanos de su congragación.

Una vez que comenzó la ocupación de los nazis en Polonia, el 3 de septiembre del año 1939, se desató una persecución contra los religiosos. El padre Jorge fue encarcelado y detenido en el campo de concentración de Mauthausen, pasó más tarde al campo de Gusen, hasta que llegó al campo en Dachau, el 8 de julio del año 1940, cerca de Múnich. En este vivió toda la guerra, llevando una marca de un triángulo rojo, y una P, que representaban su condición de preso político y Polaco; con el número 22.099.

Sufrió torturas, vejaciones y trabajos duros que menguaron su salud. En febrero de 1945, una epidemia de tifus se esparció por todo el campo. El padre José trabajó en el cuidado y servicio a los enfermos, que habían sido aislados. Sin preocuparse por el riesgo de ser infectado, el beato José se dedicó a cumplir su misión pastoral de auxilio al prójimo.

El padre José cayó enfermo y falleció el 19 de febrero del año 1945. El 26 de marzo de 1999 fue incluido en la lista de los mártires polacos, que fueron beatificados por el papa Juan Pablo II el 13 de junio de 1999.