Saltar al contenido

Oración al Beato Jordán de Sajonia

beato Jordán de Sajonia

El beato Jordán se Sajonia o Jordano fue el primer y más joven sucesor del fundador y Santo, Domingo de Guzmán como Maestro General de la Orden de Predicadores. Participo en varios capítulos de la orden antes de llegar a ser maestro, y le fue consejero del papa Gregorio IX. Es autoría de Jordano la primera biografía del Santo Domingo.

Jordano nació en Burgberg, Alemania, alrededor del año 1190 a.C. Fue descendiente de los condes de Eberteins, por lo que desde muy joven mostró su interés por la iglesia católica. Comenzó sus estudios formalmente en la Universidad de Paris, en el año 1210, donde logró obtener el grado de maestro en artes y bachiller en teología.

En el año 1219 Santo Domingo de Guzmán envía a Reginaldo a predicar enParís, donde Jordano lo conoce y tiene su primer encuentro cercano con la orden y con Domingo, lo que más tarde le da el impulso que necesitaría para pertenecer a ella, ya que el mismo había ideado reflexiones que coincidían con el camino de renovación cristiana que presentaba la orden.

Al año siguiente en 1220, tomó los hábitos en el convento de Saint-Jacques de parís, para poder pertenecer a la Orden de los predicadores. A finales de ese mismo año se llevó a cabo el primer capítulo general de la Orden, que tuvo lugar en Babilonia, donde se propusieron a enseñar la Sagrada Escritura a los frailes de París, y Jordano siendo tan solo un novicio logró participar.

Poco tiempo después se llevó a cabo una organización de provincias por la Orden, donde Jordano quedo encargado de la provincia de Lombardía. En el año 1222 murió Santo Domingo de Guzmán, y es entonces cuando Jordano con tan solo 32 años, es elegido como el nuevo Maestro de la Orden de Predicadoresy desempeño sus funciones con muchas actividades y eficacia.

El beato Jordano se dedicó a su trabajo y lucho por la extensión y conservación de la orden de predicadores. Fue el fundador de los monasterios de Regensburg, Friburgo, Estrasburgo y Constanza, durante su tiempo como Maestro de la orden logró alcanzar regiones lejanas como Dinamarca y poblados cercanos a ella. Gracias a su predicación fortaleció la fe en el pueblo de Dios y atrajo más fieles  seguidores a la orden, entre ellos doctores, maestros y destacados personajes como Alberto Magno, Humberto de Romans y Hugo de San Caro.

El beato Jordano, en 1237 zarpó en barco de Tierra Santa una provincia dominicana, con el fin de regresar a Nápoles, sin embargo murió frente a las costas de Siria, el 13 de febrero de ese año en un naufragio. El 10 de mayo de 1829, fue confirmado su culto por el papa León XII.