Saltar al contenido

Oración al Beato Jacobo “el Limosnero”

oracion al beato Jacobo "el limosnero"

El beato Jacobo “el limosnero” fue un religioso católico que muestra el ejemplo del llamado a una vida religiosa que es un camino lleno de dificultades y pruebas, y totalmente entregado y comprometido al deseo espiritual del servicio al Señor, vivió durante el siglo XIII.

Probablemente nació en la segunda mitad del siglo XIII en la región de Castel de la Pieve en Italia, siendo miembro de una familia noble de buena posición social. Cursó estudios de filosofía y leyes, aunque en su corazón latía el deseo de la vida de servició sacerdotal. Comenzando por dar muestras de entrega, solicitó a sus padres su herencia por anticipado, la cual decidió repartir entre los pobres.

Deseaba recibirse como religioso, aunque después ingresó a la orden Terciaria Franciscana, y comenzó a practicar una vida austera, monástica y llena de sacrificios. Aun así, siempre buscó la manera de ayudar y servir; contribuyó a la creación de un hospital para atención médica de enfermos y donde también prestaba asesoría jurídica de manera gratuita; y en la iglesia adyacente, predicaba la palabra de Dios y hacía las veces de confesor.

Para financiar el mantenimiento de dicha institución, predicó y migró como limosnero solicitando ayuda, y logró extender el servicio del hospital a leprosos y demás enfermos abandonados, y también a los pobres.

Con sus conocimientos de derecho también defendió las causas de los necesitados. En una ocasión se enteró de que el obispo de Chiusi había tomado las rentas del hospital, lo llevó a juicio y lo venció. Por causa de este conflicto, en venganza el obispo lo mandó a asesinar. El beato Jacobo fue emboscado en medio del monte de la vecindad de la ciudad. Sus asesinos al ser aprehendidos, confesaron que el beato los había perdonado en la hora de su muerte, el 15 de enero de 1304.

El papa  Pío VII confirmó su culto en el año 1806.