Saltar al contenido

Beato Guillermo Saultemoche

Beato Guillermo Saultemoche, Mártir

El beato Guillermo Saultemoche fue un religioso de la iglesia católica, miembro de la Compañía de Jesús, quien se dedicó, junto al presbítero Jacobo Salés, a enseñar la palabra de Dios a los fieles de Aubenas, promoviendo la fe y fortaleciéndola en esta región francesa, hasta el momento de su martirio, cuando fueron ejecutados por diferencias políticas con los nuevos gobernantes.

Guillermo Saultemouche nació en el año 1557, en la región de Viviers de Francia. En su juventud ingresó a la Compañía de Jesús, era un hombre sencillo, de carácter empático y amable, servicial y humilde, había sido designado como portero del convento de Pont-a-Mousson.

Se embarcó en una misión junto al presbítero Jaime Salés, también de la Compañía de Jesús, para predicar y evangelizar en la localidad de Aubenas que había sido recuperada por los católicos. La herejía calvinista era muy popular en dichas tierras, por ello el barón de Montreal encargó esta tarea a los religiosos de la Compañía de Jesús.

El beato Guillermo y el beato Sales, llegaron a la ciudad el 29 de 1592, comenzaron su jornada de predicación, lograron rescatar muchas almas mediante la conversión de muchos fieles, y refutaron con propiedad los insultos y las teorías de los herejes. La noticia se esparció por otras regiones, y pronto iniciaron de nuevo las tenciones políticas entre gobernantes católicos y hugonotes.

El 5 de febrero de 1593, los hugonotes invadieron la ciudad, capturaron a los dos religiosos, y dos días más tarde los condenaron a muerte. Podrían haber escapado, sin embargo aceptaron con compromiso y fe su martirio. Fueron ejecutados la tarde del 7 de febrero, públicamente, el hermano Guillermo Saultemouche y el presbítero Salés. Sus cuerpos fueron expuestos y arrastrados por toda la ciudad como escarmiento.

Fueron beatificados por el papa Pío XI el 6 de junio de 1926.