Saltar al contenido

Oración al Beato Guillermo Richardson

El beato Guillermo Richardson fue un religioso católico, último mártir durante el gobierno de la reina Isabel I a comienzos del siglo XVII. Este religioso soportó diversas dificultades  y superó obstáculos para conseguir cumplir con su deseo de hacerse sacerdote, sin embargo, fue apresado y acusado de traición por reconocerse como religioso cristiano católico, se le condenó a muerte y se ejecutó en Tyburn.

Guillermo Richardson nació en la segunda mitad del siglo XVI en la región de Wales, cercana a Yorkshire, aunque otros relatos indican que provenía de una familia de Lancashire. Creció en la educación cristiana, y desde su juventud quiso consagrarse como sacerdote.

Debido a las dificultades que transitaba la libertad de religión en Inglaterra, Guillermo se trasladó a Reims en el año 1592 para comenzar sus estudios religiosos, y más tarde fue hacia Valladolid. En el año 1594 llegó finalmente a Sevilla, donde pudo terminar su preparación y se recibió como sacerdote.

Trabajó un tiempo en la localidad como evangelizador, pero debía regresar a Inglaterra para continuar con su labor pastoral, y durante 9 años predicó y evangelizó en la clandestinidad. En enero del año 1603, el padre Guillermo fue detenido en Newgate, donde pasó una semana de torturas y humillaciones.

Fue trasladado en febrero a Clement’s Inn y finalmente juzgado a finales de ese mes en Old Bailey. Se le acusó de ser un sacerdote católico infiltrado en Inglaterra y de desconocer a la reina Isabel.

El jefe de justicia que condenó al padre Guillermo había sido su amigo en la juventud. Aún así, el sacerdote permaneció firme en su fe cristiana hasta los últimos momentos de su vida. Cuando caminaba hacia la ejecución se mostró valiente y alegre porque su reunión con Cristo estaba próxima. Antes de morir perdonó a sus ejecutores.

El padre Guillermo fue ahorcado y descuartizado en Tyburn (Londres) el 27 de febrero de 1603. El papa Pío XI lo beatificó el 15 de diciembre del año 1929.