Saltar al contenido

Oración al Beato Guillermo Harrington

santo sin imagen

El beato Guillermo Harrington fue un sacerdote inglés, martirizado durante el siglo XVI en Inglaterra bajo el gobierno de la reina Isabel I, a causa de su fe católica. Este religioso provenía de una familia anglicana, noble, pero su vida experimento el encuentro con la Palabra de Dios y esto lo llevó a desear ser sacerdote. Trabajó como misionero por la evangelización y protección de los fieles ingleses, hasta que fue capturado y condenado a muerte.

Guillermo Harrington nació en el año 1566, en la comunidad de Mount Saint John Felixkirk de North Riding. Creció en el seno de una familia de la comunión anglicana, bien acomodada en la sociedad, quienes lo prepararon con una educación impecable. Cuando era un adolescente de 15 años, conoció a san Edmundo Campion, quien se estaba hospedando en su casa por amistad con su padre.

La predicación de San Edmundo, despertó en el joven Guillermo el deseo de llevar una vida de servicio cristiano, por esto, se trasladó al extranjero, para formarse como sacerdote. Así, permaneció algunos años en el colegio seminario de Reims, y luego ingresó como novicio en el colegio de jesuitas de Tournai.

No obstante, su salud era débil, y tuvo que retirarse por seis años, hasta recuperarse totalmente para culminar su formación. En el año 1592, tras su regreso a Reims y culminación de sus estudios, Guillermo es ordenado como sacerdote.

Una de sus primeras misiones fue trabajar como misionero en Inglaterra. En aquellos días, la reina Isabel I prohibía la religión cristiana y castigaba a quienes se oponían a su decreto. Guillermo aceptó la misión con valentía,  predicó en Newcastle, sin embargo, al poco tiempo de su llegada fue capturado y encarcelado.

Por nueve meses estuvo encerrado en una prisión. Sus jueces se admiraban de la valentía con la que soportaba las torturas y calamidades. Se dice que dirigió una carta a la reina, explicando que reconocía su mandato pero que prevalecía en su fe cristiana y labor pastoral.

Luego de esto, el padre Guillermo fue condenado en Tyburn, el 18 de febrero del año 1594, lo colgaron y aún con vida, lo arrastraron por la ciudad y lo descuartizaron, con tan solo 27 años de edad. El papa Pío XI beatificó a este sacerdote el 15 de diciembre del año 1929.