Saltar al contenido

Oración al Beato Enrique Suso

beato Enrique Suso

El beato Enrique Suso fue un religioso católico, perteneciente a la Orden de los Predicadores (dominicos) quien se convirtió sinceramente a la vida de los servidores de Cristo en su juventud, y desde entonces se ocupó de estudiar las Sagradas Escrituras y de promover y honrar la vida monástica; superando contratiempos y enfermedades se mantuvo firme en la fe. Se dice que experimentaba visiones místicas. Fue un fiel predicador de la Verdad de Cristo. Vivió durante el siglo XIV.

Enrique Suso nació el 1 de marzo del año 1300 en el seno de una familia acomodada de la región de la Villa de Constanza en Uberlingen (Alemania). Fue educado en la fe cristiana principalmente por su madre. Cuando tenía 13 años, ingresó al convento dominicano de Constanza para ser educado y prepararse como religioso. Sin embargo, es a los 18 años de edad cuando, tras una experiencia mística, decide consagrarse por completo a la vida de oración, estudio de las Escrituras y austeridad para servir a Cristo.

Enrique cursa estudios teológicos en Colonia entre 1324 y 1327, junto con Johann Eckhart. Más tarde, recibe inspiración divina para escribir un texto de colección, “El Libro de la Verdad”, sin embargo, este texto no fue recibido con elogios, por el contrario, incluso fue perseguido por la expresión de sus ideas.

Con sus acciones, Enrique se propone demostrar que es un verdadero siervo comprometido con la misión de Cristo, y como miembro de la Orden de los Predicadores dominicos, se preocupa por ayudar en la vida monástica, y en la dirección de otros religiosos, siendo especialmente importante su apoyo para la organización de las hermanas dominicas.

En Constanza se desempeñó como lector durante 1329 a 1334, y en el año 1343 fue designado superior del convento de Diessenhofen, cargo que ejerció por cinco años. Luego de este período, Enrique regresó a Constanza, al monasterio de Ulm, donde continuó con su labor de guía espiritual, y se dedicó a sus escritos y reflexiones. Se dice que experimentaban momentos de revelaciones místicas.

El beato Enrique Suso falleció el 25 de enero del año 1366. Fue beatificado por el papa Gregorio XVI en el año 1831.