Saltar al contenido

Oración al Beato Egidio Di Bello

Beato-Egidio-Di-Bello

El beato Bernardino de Bello, después conocido como Egidio Di Bello, fue un religioso italiano que vivió durante el siglo XV caracterizado por ser un hombre de virtudes cristianas piadosas y admirables.

Nació en la ciudad de Lorenzana probablemente alrededor del año 1443, región perteneciente al antiguo reino de Nápoles. Creció en el seno de una familia de valores cristianos y humildes, sin riquezas pero con buenas costumbres. Desde muy joven, Bernardino se inclinó por las prácticas religiosas, y especialmente, sentía interés por la congragación de los franciscanos que habían establecido un convento en la localidad.

Fue el deseo de Bernardino servir a Dios, así que buscando refugio en la soledad, se marchó a las cercanías de un pequeño santuario de la Virgen donde vivía para meditar la mayor parte de su tiempo en la oración, en medio de un clima natural de pájaros u animales silvestres.

Pronto se hizo famosa la historia del joven ermitaño devoto a quien se le atribuían milagros, por lo cual los visitantes y curiosos comenzaron a llegar. Perturbado por la ausencia de soledad, Bernardino se marchó en busca de otro refugio; trabajó como agricultor en las proximidades de Lorenzana, donde asistía frecuentemente a la iglesia.

Años más tarde Bernardino se unió a la orden de los franciscanos, se le designo como tarea cuidar del jardín de la congregación, donde aprovechó para construirse una pequeña cabaña que le servía de ermita.

Este sería su refugio para el mayor contacto con Dios y los animales de su creación, pronto comenzaron los testimonios de sus curaciones milagrosas, el don de la profecía que le se otorgaba,  y el reconocimiento a sus virtudes de penitencia y oración.

El beato Bernardino (Egidio) Di Bello falleció el 10 de enero del año 1518. Una historia, un tanto mito, afirma que tras seis años de su muerte, se encontró su cuerpo incorrupto de rodillas, con el rosario en la mano y el rostro contemplando el Santísimo Sacramento. En 1880 fue beatificado por el papa León XIII.