Saltar al contenido

Oración al Beato Carlo Acutis para recuperar la Fe

Oración a Carlo Acutis para recuperar la Fe

Venerado y amoroso servidor Carlo Acutis estoy experimentando la más extrema frialdad espiritual por la cual nunca había pasado, deseo con un inmenso amor, recuperar mi fe perdida, me invade la duda, me rodea sequedad espiritual, pero deseo pronto volver del lado de mi Padre y poderle decir, creo en ti, sin ti no soy nada, sin mi fe me siento vacío.

Mis ideas son confusas, intercede por mi,  tu que vives en la plenitud eterna en el cielo, tú que vives en la plenitud de la verdad, apaga mis dudas, haz que se desvanezcan como agua en las manos, te ruego que el fuego del amor y mis creencias en el Padre no tengan la más mínima duda, dame la gracia de vivir la contundencia total de mis creencias, me siento flotar en un vacío sin fin, no veo las fronteras de la verdad para asirme a ellas.

He perdido la felicidad de mi espíritu, tú, amado Carlo Acutis, decias siempre que la felicidad es dirigir la mirada a Dios, muéstrame donde lo puedo encontrar, muéstrame su rostro, quiero la felicidad para la cual fui creado, quiero que mi fe se manifieste nuevamente. 

Lleva mi confusión al Padre, llévale a él mis dudas, intercede  e impregna en mi alma y cuerpo la verdad, la única verdad, la que por medio del Hijo, el Padre nos ha revelado en un acto de amor y compasión ante nuestro desprecio por lo sagrado, por el amor con que fuimos creados.

Señor sé que no está bien dudar de tu existencia y de la verdad que nos has revelado, no quiero fallarte, amado Padre por medio de la intercesión de tu venerado hijo Carlo, te ruego, compadécete de este pobre harapiento espiritual, compadécete de mí que soy soberbio, acepto que mi humanidad sin ti es débil, vacía e incapaz, dame la fortaleza espiritual que no tengo, dame la gracia que he perdido.
Glorioso Carlo Acutis, ven en mi auxilio, intercede para que el Padre vea mi sufrimiento y mi fe me sea restaurada.

Intercede para que el Padre perdone mis palabras necias y vacías, pues me he rebelado y he criticado la iglesia, tú has dicho que criticar a la iglesia es criticarnos a nosotros mismos, aparta de mí esas palabras que solo pueden venir del príncipe de la mentira, no me abandones, sana mi espíritu y por favor, sana mi humanidad.

Amen.

Oración en video