Saltar al contenido

Oración al Beato Antonio Swiadek

El beato Antonio Swiadek fue uno de los 108 mártires polacos, asesinado en el campo de concentración de Dachau, en las cercanías de Munich (Alemania). Era presbítero, participó como capellán militar durante la segunda guerra mundial; durante estos tiempos, trabajó con esmero por defender la fe cristiana ante los fanáticos de las doctrinas que violaban los derechos humanos, por lo cual fue arrestado y hecho mártir.

Antonio Swiadek nació en el 23 de marzo de 1909 en la ciudad de Pobiedziska del condado de Poznán. Como joven ingresó al seminario de Gniezno-Poznan para seguir el camino religioso, todo esto a pesar de precarias condiciones económicas por las que su familia atravesaba. Se ordenó como sacerdote en 1933 y fue designado como vicepárroco de la colegiata de Bydgoszcz.

Seguidamente, recibió la tarea de organizar una nueva parroquia en el barrio de Sierniczek e iniciar la construcción de la iglesia local. Se encontraba en estas funciones cuando estalló la segunda guerra mundial, el padre Antonio se ofreció como capellán militar y así prestar consuelo espiritual a los soldados; no obstante, una vez que el ejército polaco fue derrotado, regresó a la parroquia para continuar con sus labores.

En 1942 fue capturado por el ejército nazi, lo encerraron en la cárcel de la localidad y luego fue trasladado al campo de concentración de Dachau, donde sufrió torturas y miserias que soportó con fe y valentía hasta su muerte el 25 de enero de 1945.

Fue beatificado por el papa Juan Pablo II el 13 de junio de 1999.