Saltar al contenido

Oración al Beato Antonio Lesczewicz

El beato Antonio Lesczewicz fue un religioso católico, miembro de la Congregación de la Compañía de María, quien fue martirizado a consecuencia de la invasión militar de Polonia por parte del régimen nazi a mediados del siglo pasado. El beato Antonio es parte de un grupo de 108 mártires polacos que perdieron la vida víctimas de un régimen de gobierno perseguidor de la Iglesia de Cristo.

Antonio Lesczewicz nació el 30 de septiembre del año 1890, en la localidad de Abramowszczyzna, que pertenecía a Lituania. Creció en el seno de una familia católica, así pudo cultivar los dones cristianos como la humildad, caridad y el servicio.

Los primeros años de su educación básica y media los cursó en San Petersburgo; más tarde decidió ingresar en el seminario diocesano para formarse como sacerdote. Antonio logró recibirse como presbítero el 13 de abril de año 1914.

Uno de los primeros trabajos del padre Antonio fue servir en diversas parroquias, lo que le permitió viajar y conocer muchas diócesis de Manchuria, tales como Czyta, Harbin, Irkucz. Su trabajo fue apreciado por todos los hermanos religiosos así como por otros fieles, ya que el padre Antonio mostraba gran compromiso  y celo apostólico en sus funciones como párroco, además trabajaba como profesor de catecismo.

En el año 1937, el Padre Antonio se trasladó a Polonia y fue entonces cuando se hizo miembro de la Congregación de Padres Marianos de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, quedaron admitido como uno de los miembros el 13 de junio del año 1939, y seguidamente pasó a trabajar en la pastoral de Bielorrusia.

Enfrentó dos acontecimientos importantes, la ocupación rusa y posteriormente la invasión alemana. La persecución contra la iglesia comenzó un poco más tarde. En dicho contexto, la iglesia creó un equipo de misiones, donde el Padre Antonio actuaba como director. Su función era mantener la fe entre los fieles católicos que se encontraban asustados y desconsolados.

Cuando los nazis comenzaron a arremeter contra los misionarios, la congregación tuvo que disolverse, algunos padres fueron deportados a otros países, mientras que otros religiosos como el Padre Antonio, permanecieron en la clandestinidad.

El Padre Antonio fue capturado en Polonia, en la localidad de Rzeszów, lo asesinaron quemándolo vivo,  el 17 de febrero del año 1943. El papa Juan Pablo II lo beatificó en 1999.