Saltar al contenido

Oración al Beato Antonio Fatati

oracion al beato-antonio-fatati

El beato Antonio Fatati fue un personaje religioso de la iglesia católica que vivió durante el siglo XV y era de origen italiano. Fue un obispo con grandes virtudes religiosas, humilde, prudente, caritativo y generoso con los necesitados que llevó una vida de austeridad y servicio.

Nació en Ancona, una ciudad italiana a orilla del mar Adriático, en el año 1410. En una comunidad donde pocas eran las profesiones sacerdotales verdaderas, sintió el llamado a una vida de servicio y espiritual a Dios y se ordenó como sacerdote dispuesto a llevar un trabajo pastoral que condenara las costumbres mundanas y exaltara las virtudes de la fe cristiana.

Contrario a muchos servidores de su época, Antonio Fatati llevó su ministerio con celo y devoción, mostrando gran piedad a los necesitados y pobres. Primero se desempeño como canónigo arcipreste en la catedral de Ancona, y posteriormente el papa Nicolás V lo nombró capellán mayor y canónigo de San Pedro del Vaticano.

También Antonio Fatati fue designado para algunas misiones religiosas; en una ocasión fue enviado a la marca de Ancona para ser el tesorero, gobernador y vicario del papa. Finalmente lo designaron como obispo de Teramo.

En 1455 el papa Pío II lo nombró como obispo auxiliar de su sobrino Francisco quien era el obispo de Siena. En 1463 regresó a Ancona por su nombramiento como obispo de dicha región.

El beato Antonio Fatati se ganó la buena voluntad de varios papas, entre ellos Pío II, Paulo II y Sixto IV. Su secreto fue siempre llevar una vida sencilla y austera, generoso, caritativo mostrando su fe por el evangelio.

Murió con una fama de santo en toda la comunidad de Ancona en el año 1484. Sus restos descansan en la catedral de Ancona. Desde el año 1795 se aceptó su culto local.