Saltar al contenido

Oración a la Beata Juana María Condesa Lluch

oracion a la Beata Juana María Condesa Lluch

La beata Juana María Condesa Lluch fue una religiosa católica de origen español quien en vida se dedicó al servicio de los niños y adolescentes, pobres y necesitados, con solidaridad, respeto amor y compromiso; además, fue la fundadora de la Congregación de Religiosas Esclavas de María Inmaculada. Vivió durante el siglo XIX.

María nació en Valencia, una ciudad en la costa sudeste de España, en fecha 30 de marzo de 1862, era miembro de una familia importante, hija de Luis Condesa y Juana Lluch, los cuales eran miembros de la tercera orden de los carmelitas. Por tanto, desde muy niña fue instruida en la fe cristiana y en la religiosidad. Su familia era piadosa, devota y acostumbraba a ayudar en obras de caridad. Cuando tenía 3 años quedó huérfano de padre, ya que esté falleció al contagiarse de cólera cuando participaba como voluntario atendiendo a los enfermos de la epidemia de 1865, quedando bajo el cuidado y la guía de su madre.

En el año 1875 pronunció los votos de la Esclavitud Mariana de Grignion de Monfort e ingreso a la arquiconfraria de las hijas de María y Santa Teresa de Jesús, también pertenecía a la tercera orden de los carmelitas. Cuando tenía 18 años se entregó por completo a la vida religiosa asumiendo la misión de ayudar a los trabajadores en condiciones precarias, para ayudar a los jóvenes trabajadores humildes de precaria condición socioeconómica y de escasa formación cultural. Fue así como pensó en fundar una congregación religiosa para dar asistencia espiritual y material a estos trabajadores.

En 1884 abrió sus puertas el Asilo Protector de Obreras en Valencia, una institución que serviría de escuela para los hijos de las trabajadoras y algunos años más tarde, se concedería la aprobación por la diócesis para la orden la cual Juana María sería fundadora, el 1 de julio de 1892. Juana María hizo su profesión solemne en 1911, no obstante, debilitada por una dura enfermedad, falleció el 16 de enero de 1916.

La aprobación definitiva de la orden ocurrió el 27 de enero de 1947 por el papa Pío XII. Fue beatificada en 2003 por el papa Juan Pablo II.