Saltar al contenido

Beata Humbelina abadesa

La beata Humbelina fue una religiosa de la región de Troyes en Francia, quien vivió durante el siglo XII. Era hermana de san Bernardo de Claraval, y gracias a la dirección de este santo, Humbelina abandonó sus costumbres mundanas y se entregó a la vida religiosa convirtiéndose en abadesa.

Humbelina era hermana menor de San Bernardo, creció además con otros cinco hermanos varones, esto hizo que su carácter fuese fuerte, decidido e imponente. En su juventud, Humbelina se casó con un noble rico, pero se desvío a los caminos de la vida mundana, entre lujos y placeres.

No obstante, su corazón inquieto no encontraba paz y comenzó a acercarse a Dios, reflexionando a partir de la experiencia de sus hermanos que eran monjes cistercienses. En busca de guía espiritual, Humbelina visitó a su hermano Bernardo en el monasterio de Claraval, y con este encuentro despertó en su alma el arrepentimiento y el sentido de llevar una vida religiosa.

Pidió a su marido el permiso para entrar al convento de las benedictinas negra en Jully-les-Nonnais, y así ingresó a esta congregación con la beata Adelina y su cuñada Isabel que era abadesa. Más tarde, fundaron el convento de Tart para monjas cistercienses, y luego Humbelina se convirtió en abadesa.

Falleció en 1135, en la quietud de su monasterio, junto a sus hermanos. Fue confirmado su culto por el papa Clemente XIII en el año 1763.