Saltar al contenido

Oración a la Beata Cristina Ciccarelli

oración a la Beata-Cristina-Ciccarelli

La beata Cristina Ciccarelli fue una religiosa de origen italiano, quien perteneció a la orden de San Agustín, y vivió durante el siglo XVI en Ciccarelli; llevó una vida de servicio, penitencia y oración desde muy joven, cuando voluntariamente aceptó consagrarse a la vida religiosa para el servicio a Dios y al prójimo.

Cristina nació fecha 24 de febrero del año 1480 en Colle di Lucoli, un municipio de Abruzos en Italia, sus padres eran Domingo y María de Perícolo, cristianos y piadosos que dieron por nombre a su hija Mattía en el bautismo. Comenzó su educación bajo la tutela de las Ermitañas de San Agustín de Aquilas, quienes cariñosamente comenzaron a llamarla hermana Cristina.

Aún siendo muy joven, la beata Cristina decidió confirmar su camino religioso y en su retiro en el convento profesó sus votos para convertirse en un modelo y ejemplo para las demás servidoras; Cristina destacaba por sus incomparables virtudes como humildad, servicio, entrega, fe y amor a los pobres y necesitados a quienes siempre auxiliaba.

Cuentan algunos relatos que en sus largos momentos de oración, entraba en períodos de éxtasis  en los que tenía visiones sobre el futuro, y conseguía obrar en curaciones y diversos milagros. Demás relatos de su vida son escasos y difíciles de precisar.

El 18 de enero del año 1543, la beata Cristina entregó su alma a los cielos. Aquel día, los niños de la comunidad de Aquila fueron por las calles, en medio de coros y cantos, anunciando la muerte de la hermana. Una enorme multitud se hizo presente el día de su sepultura. Habiendo creado en vida una fama de santidad, el culto para esta beata comenzó al poco tiempo de su muerte, y se confirmó en el año 1841 por el papa Gregorio XVI.