Saltar al contenido

Oración a la Beata Beatriz II de Este

oracion a la Beata-Beatriz-de-Este-de-Ferrara

La Beata Beatriz II de Este fue una religiosa católica de origen italiano, que una vez que falleció su esposo, se consagró a Dios bajo la Regla de san Benito, para servir a los necesitados, y permaneció en un monasterio del cual ella misma había participado de su fundación. Vivió durante el siglo XIII.

Beatriz De Este de Gemmola, nació a finales del siglo XII comienzos del siglo XIII, era miembro de una importante familia de la región, sus padres eran los duques normandos de Apulia. Desde joven se arregló su compromiso con el príncipe Gelazzo Manfredi de Veneza.

No está aclarado con exactitud si llegó a casarse antes de su consagración religiosa. La historia más contada relata que, llegada la fecha de la boda, cuando Beatriz partía rumbo a Milán para casarse, recibió la terrible noticia de que su prometido había fallecido a consecuencia de las heridas de guerra que había sufrido días antes en batalla. En ese momento, tal parece que Beatriz decidió no regresar a casa, sino trasladarse al convento de San Lazzaro en la periferia de Ferrara que seguía la Regla de la Orden de San Benito, y que su familia había ayudado a fundar. En este monasterio hizo su profesión religiosa y algunos años más tarde, promovió la construcción del convento benedictino de San Antonio de Ferrara donde junto con otras doncellas, se dedicó a llevar una vida de castidad, austeridad, penitencia, oración y servicio, en medio de un retiro espiritual.

La hermana Beatriz era ejemplo de serenidad, quietud y obediencia para las demás religiosas y para toda la comunidad. En vida se ganó fama de santidad, era apreciada y solicitada en busca de consejo. Cuando falleció en el año 1262, se dice que de su tumba de mármol, emanaba un aceite perfumado que tenía poderes curativos.  El papa Clemente XIV confirmó su culto en 1774.