Saltar al contenido

Oración a Adriano VI

Adriano VI fue el papa de la iglesia católica N° 218, su pontificado ocupó el período entre 1522 y 1523. Cuando asume el trono papal conserva nombre de bautismo, y durante su elección tampoco estuvo presente en el cónclave, pero su nombramiento estuvo influenciado por la decisión del emperador Carlos V. En este corto período se enfrentó al cisma de Lutero que recién estallaba. Aunque planificó varias acciones desde el punto de vista político y social, su muerte repentina truncó estos planes. Su memoria se recuerda el 14 de septiembre.

Adriano VI nació el 2 de marzo del año 1459, su nombre bautismal era Adriaan Floriszoon Boeyens, natural de los Países Bajos, siendo el último papa no italiano en los siguientes cuatrocientos años (hasta la elección de Juan Pablo II en 1978).

Curso estudios en filosofía y ciencias humanísticas en la escuela de Deventer y en el año 1479 ingresó a la Universidad de Lovaina donde se graduó en teología, y derecho; de esta misma escuela llego a ser profesor y rector. Le conocían por ser un hombre piadoso y recto, por ello Maximiliano de Austria le confía la educación de su nieto, el príncipe Carlos de Gante por diez años entre 1505 y 1515, cuando fue enviado a España para intervenir a favor de su pupilo por la sucesión al trono.

Adriano consigue el trono para Carlos I en 1516, seguidamente es nombrado Inquisidor General en 1518, y regente de Castilla en 1520 cuando Carlos I viaja a Alemania para coronarse como emperador.

Según parece, Adriano no tenía intención de aspirar al trono papal, no estuvo presente en el cónclave puesto que estaba sumergido en sus tareas como regente en España; sin embargo, la influencia del emperador Carlos se hizo notal para su nombramiento el 9 de enero de 1522, conservó su nombre de bautismo y pasó a ser el papa Adriano VI.

A su llegada a Roma recién estallaba el cisma de Lutero y la Reforma protestaste. A pesar de sus intentos de mantener la autoridad de la iglesia e implementar medidas más austeras en la vida del clero para combatir las críticas de los protestantes, no logró atacar a fondo los problemas que dividían la iglesia.

A favor del emperador Carlos, agregó la Corona Castellana a las Órdenes Militares. Se encontraba en planificación de acciones con el emperador sobre las monarquías europeas y la intervención de la iglesia cuando falleció repentinamente el 14 de septiembre de 1523.